sábado, 6 de febrero de 2016

Jóvenes de Los Alcázares enseñan Islam en un colegio de El Algar (Cartagena)

Islam en Murcia - 06.02.16
Osama Alalo y Kenza Midoun (texto y fotos)

Excelentes experiencias como la del pasado 3 de febrero son las que hemos de celebrar orgullosamente, animar a su sucesión y buscar obtener el máximo partido de ellas. Es el caso de la actividad organizada por el equipo docente del Colegio Público Virgina Pérez, de El Algar. Dicha actividad consistió en la presentación, a los alumnos de 5º y 6º de primaria, de aspectos esenciales sobre la religión islámica.

Para ello, a través del padre de uno de sus alumnos musulmanes, contactaron con el Imam de la mezquita del pueblo para preparar una intervención sobre los pilares del Islam, la educación, la lucha contra el terrorismo y otros puntos relacionados. Jóvenes de la mezquita de Los Alcázares, pueblo vecino, llevaron a cabo la actividad de manera eficaz y atractiva, lo que agradecieron tanto niños como maestros del colegio.

La importancia de este tipo de actividades recae tanto en la labor de integración cumplida, como en la lucha por la aclaración de conceptos mediante la consulta a musulmanes formados, quienes viven la religión día a día. Otro aspecto a subrayar sobre esta actividad es el buen ejemplo de incentivos que se puede ofrecer a los niños para la continuación de sus estudios, ya que fue desarrollada por jóvenes árabes y musulmanes, estudiantes de instituto y universitarios; quienes sirvieron como modelo a seguir y como hachazo a los prejuicios hacia nuestro colectivo.


En el centro, parte del equipo docente de El Algar

Explicación sobre El Corán

Dos maestras del colegio de El Algar probaron el hijab

Jóvenes participantes de Los Alcázares

Un maestro con ropa saudita junto a musulmanes de El Algar y Los Alcázares

viernes, 5 de febrero de 2016

El gobierno de Murcia ignora a 16.406 alumnos musulmanes

Islam en Murcia - 05.02.16
Paulino Ros (texto y foto)

Mujeres musulmanas en una pedanía de Murcia
El "Estudio demográfico de la población musulmana" que acaba de publicar la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE), con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) actualizados a 31 de diciembre de 2015, nos dice que Murcia es la tercera provincia de España con más musulmanes, después de Madrid y Barcelona. Además, Murcia es una de las tres autonomías donde aumenta el número de musulmanes, junto con Euskadi y Melilla. En el resto, disminuye. España se acerca ya a los 2 millones de musulmanes (1.887.906).

Datos de la Región de Murcia:

- Cartagena y Murcia están entre los 12 municipios de España con mayor número de musulmanes.

- Torre Pacheco es uno 12 municipios españoles con mayor porcentaje de población musulmana.

- En la Región de Murcia hay censados 95.387 musulmanes, 9.814 de ellos españoles, más del 10%.

- El resto de nacionalidades con más de 500 individuos residentes en la Región según el INE:

75.879 marroquíes
  2.579 argelinos
  1.863 senegaleses
  1.539 malienses
  1.452 nigerianos
     572 pakistaníes

- En la región de Murcia hay registradas 93 comunidades islámicas y un sólo cementerio o almacabra.

UCIDE nos recuerda que "en 1996 se aprobó y publicó el contenido o currículo de las clases de Enseñanza Religiosa Islámica, así como el convenio para la contratación de los profesores para impartir la asignatura, sin embargo solo seis autonomías cumplen unos mínimos legales". Murcia es una de ellas. Pero ningún gobierno de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, ningún consejero o consejera de Educación de esta autonomía, ha respondido a día de hoy a la demanda de los 16.406 alumnos musulmanes que hay en las aulas de Murcia, de los que 1.346 son españoles.

Añade UCIDE que "por provincia destacan por su número de alumnos musulmanes, Barcelona y Madrid, seguidas de Murcia, todas ellas sin contratación autonómica ni autorización de impartición si contratasen a los profesores de religión los mismos padres de los alumnos. Actualmente solo se atiende una demanda básica, en la etapa de Educación Primaria, de clases de Religión Islámica en las autonomías de Andalucía, Aragón, Canarias, Ceuta, Euskadi y Melilla, sin aumento ni contratación para Secundaria, quedando alumnos musulmanes todavía sin clases de religión por toda España y profesores de religión islámica en el desempleo".

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ya ha pisado una mezquita. ¿Tendrá ese gesto algún día el presidente o presidenta de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia? El paso siguiente sería sentarse a escuchar las demandas de la comunidad musulmana de esta Región. Una de las más importantes es que se cumpla el derecho que les otorgan las leyes de España a que sus hijos tengan asignatura de Islam en los centros públicos. A quien no le guste, que promueva un cambio de la ley. Pero hasta donde yo sé, en España, las leyes en vigor están para cumplirlas.

Hasta la fecha sólo un político murciano ha visitado una mezquita, el ex-alcalde de Torre Pacheco, Daniel García Madrid.

jueves, 4 de febrero de 2016

"¡Bour-dieu! Idioma y velo", por Kenza Midoun

Islam en Murcia - 04.02.16

¡Bour-dieu! Idioma y velo
Por Kenza Midoun, estudiante de la Universidad de Murcia

Ambas, la discriminación por el velo y la carencia de nivel en el idioma repercuten en la integración de las mujeres musulmanas en las distintas sociedades en las que se mueven. Mediante un análisis con enfoques sociológicos bourdieusianos* seremos capaces de ver cómo estos dos elementos determinan las condiciones materiales de existencia del individuo.

Musulmana trabajadora y exitosa
Supongamos que nos encontramos ante el caso de una joven árabe, ‒¿y para colmo?‒ musulmana,  de unos 28 años de edad, que llega a España con su hija de 2 años, sin familia y sin recursos para sobrevivir de forma digna. La joven ha huido de un segundo matrimonio forzado ‒de esos con viejos quasi acabados‒, no cuenta con estudios ni apenas una base de español sobre la que formarse. Su principal objetivo será encontrar una habitación en la que alojarse y un trabajo que le permita mantener a su hija. Estará dispuesta a ejercer cualquier mísero oficio con tal de intentar salir adelante. Comenzará construyéndose lo que llamamos capital social, las primeras redes de contactos que le facilitarán posibilidades de alojamiento y trabajos. Dado que no maneja el idioma, solo podrá recurrir a quienes son capaces de comprenderla, limitando así sus oportunidades de conseguir una mejor oferta. Por lo tanto, el idioma influye en la extensión de su capital social y también en sus posibilidades de empleo, es decir, el capital económico.

Codeándose solo con personas «que la entienden» no tendrá incentivos para mejorar su nivel de idioma, y trabajando en la precariedad, tampoco tendrá ocasión de hacerlo, pues este tipo de trabajos, por lo general, suelen ser desempeñados por inmigrantes en las mismas condiciones que las suyas, ya que no precisan formación alguna y requieren esfuerzos físicos. Lo que no se consideran ‒para el conjunto‒ barreras para acceder a los distintos campos, para nuestra protagonista sí lo son; y es que los campos, entendidos en este contexto bourdieusiano solo se hacen accesibles para quienes poseen un capital que les permita defender o innovar lo que hay en juego en él. En el caso de esta mujer, apenas al abandonar el campo de los excluidos (los que carecen de remuneraciones), penetra en el campo de los vulnerables (quienes poseen un trabajo poco estable). Aquí, su situación es de total dependencia y dominación; no maneja el lenguaje del campo ni tampoco su simbología (las reglas del juego) y de este modo, no posee ningún prestigio o autoridad. Por lo tanto, puede, de forma sencilla, ser excluida del campo y caer de nuevo en las profundidades de la precariedad.

Por su parte, su hija, una vez cumplidos los 3 años es matriculada en un centro educativo público y comienza así su formación. Al empezar de cero, no se encuentra con las mismas dificultades que un niño que llega a una edad avanzada.

Transcurren los años y la situación de la madre sigue siendo muy vulnerable por la naturaleza de su empleo, dada su limitación a centrarse en su capital económico, sin poder aprender ni ampliar su bagaje cultural, que ya de por sí era bastante menguado. El lenguaje simbólico al que está expuesta constantemente le reafirma ‒y ella inconscientemente asiente‒ que esa es su posición social, y sería una irregularidad e incluso rareza tender a mejorarla. ¿Una mujer de treinta y pico años intentando sacarse la ESO? ¿Y encima árabe y con velo? Esto no parece real. Y es que, claro... es difícil que lo sea, pues el habitus del sujeto queda definido por estructuras sociales que han sido interiorizadas y se limita a reproducir aquello que ha digerido instintivamente de su entorno.

En paralelo a ella, la hija progresa en su formación, aunque con ciertas dificultades debidas a las condiciones familiares: falta de apoyo académico y moral. El capital cultural en sus estados incorporado (hábitos) e institucionalizado (títulos) se va ampliando. Sin embargo, en el caso de otros jóvenes que no pudieron superar los obstáculos ante los que se topaban, caen en el precipicio de la vulnerabilidad y la precariedad, la misma que afectaba a sus padres, pues ni se forman ni aspiran a ello, consumidos por el lenguaje simbólico, más agudo y punzante que el anterior. Este lenguaje simbólico da vida al deseo y necesidad obligada del lucro, para aliviar el fatigante peso económico que recae sobre sus padres y además, se implanta en los jóvenes la creencia de que «estudiar no es lo suyo». ¿Cuál es la consecuencia? Tampoco alcanzan un mejor estatus social que el de sus padres ni optan a trabajos mejor remunerados.

La hija, hecha ya mujer, se lanza al mundo laboral con un currículum algo humilde, pero que podría decorarse con la experiencia y con otros títulos a los que no habría podido acceder por motivos económicos. Su capital social es mucho más amplio que el de su madre, pero ¿realmente le sirve de algo? Olvidábamos que es una mujer musulmana, viste largo y lleva velo, es antiestético y no se podrá esperar mucho de ella; una mujer oprimida no puede atender a los clientes y convencerlos para comprar determinado producto, tampoco podríamos permitir que hable con los altos cargos de empresas como secretaria y en una cafetería, quizás crearía polémica. Tras muchas suposiciones, muchas copias de su currículum vitae y muchos intentos acompañados de sonrisas esperanzadoras, termina trabajando en un puesto que ni siquiera se corresponde con su especialidad, con un salario de chiste y un horario que no le permite prácticamente acceder a cursos, talleres, e incluso acorta su tiempo de lectura, pues domina el cansancio ante el propósito de terminarse un libro. Entre tanta negatividad, al menos ella puede explicar el significado de su velo y demostrar que sus capacidades son las mismas, con o sin él.

Solo queda que todos lo comprendan y le sean abiertas las mismas puertas que a una chica sin velo.
¿Y por qué no? Imaginemos que en su camino no encuentra este tipo de dificultades, consigue un honorable puesto de trabajo y puede permitirse persistir en su formación, lo que le abre cada vez más puertas y le conduce al éxito.

Si bien puede fracasar, también puede llegar alto y sobrepasar sus objetivos. Lo único que necesita es esa oportunidad con la que demostrar que ella, como muchas otras musulmanas con velo, son capaces de luchar, tomar el relevo de otras generaciones y conducirlo exitosamente hacia la victoria.
Resulta sencillo observar cómo acontece el proceso de estancamiento o contrariamente, de crecimiento de la mujer árabe musulmana y vislumbrar, asimismo, la clara influencia de todo un arsenal de elementos sociológicos que la rodean. Todos estamos llamados a luchar por la erradicación de aquel recelo existente del que hablábamos hacia nuestras mujeres, pacífica y noblemente: reconociendo su valía, empoderándola.

*Pierre Bourdieu es uno de los pensadores franceses más influyentes de nuestro siglo y del anterior. Además de filósofo, ponente y destacado investigador, es conocido por su importante colaboración en la expansión de los estudios sociológicos; una figura histórica a rememorar. 

miércoles, 3 de febrero de 2016

30 alumnos de Marruecos se inician en la investigación gracias a la UPCT

Islam en Murcia - 03.02.16
Fuente: UPCT

Una treintena de estudiantes marroquíes de las universidades Mohamed V, de Rabat, y Hassan II, de Casablanca, comienzan este lunes un curso de iniciación a la investigación que ofrece la UPCT. Los alumnos seguirán sus clases a través de una plataforma online.

Estudiantes marroquíes en un curso de la UPCT
Este proyecto tiene por objeto, entre otros, fomentar vínculos de investigación con otras universidades, y propiciar la movilidad de alumnos de Doctorado y de profesores, explica el coordinador de Internacionalización, José María Molina García-Pardo.

Estas acciones se enmarcan en el ámbito de cooperación universitaria que desarrollan diversas universidades, entre ellas la de Granada y la Politécnica  de Cartagena, a fin de crear lazos de colaboración y generar alianzas con Marruecos.

La actividad se oferta a través de la Escuela Internacional de Doctorado de la UPCT dirigida por Pablo Fernández. El profesorado está formado por personal de la propia Universidad procedente de diferentes Centros. Los estudiantes, para obtener su diploma, deben superar siete  módulos sobre técnicas de trabajo científico y tecnológico que se imparten a distancia.

Esta iniciativa ha sido resultado de sendas visitas de la UPCT a unas jornadas de trabajo que se celebraron en la sede de la Consejería de Educación de la Embajada española en Marruecos en Rabat, con el apoyo de Miguel Zurita Becerril, consejero de Educación en Marruecos.


sábado, 30 de enero de 2016

Tamara Sebastián: "El islam es superprogre"

Islam en Murcia - 30.01.16
Paulino Ros (texto y fotos)

Centro Social de Los Dolores (Cartagena), sábado 23 de enero, 17'45 horas. 

Abrazo de Zaira y Tamara
Zaira se convierte al Islam ante las más de 200 personas que abarrotan el local. Lo hace pronunciando en español y árabe estas palabras dictadas por Tamara Sebastián, tal y como manda la shahada, acto público de declaración de la fé islámica: 

"Declaro que no hay otro Dios más que Dios y que Mohammed es su profeta".

El público rompe en aplausos. Acto seguido, Tamara Sebastián retoma la palabra y dice:

"Le doy la bienvenida a nuestra nueva hermana Zaira, que Alá la proteja y la deje con los excelentes y los dignos de ver la cara de Alá en la otra vida, que es nuestro objetivo. Pido perdón a Alá por todo lo que he podido hacer o decir porque cada vez que esto me ocurre no puedo expresar mi gratitud. Es una gotita dentro del camino que esta chica ha vivido. Es un camino en el que hay que ser perserverante. Y la paciencia es lo único que nos puede acompañar en este camino.

Así que perseverar, perserverar y perseverar, porque tenemos un mensaje de no a la tiranía, no a la imposición, no al sometimiento, no a la desigualdad. Tenemos un mensaje muy grande, y Alá está en nuestros corazones que es el único sitio en el que podemos meterlo, así que meterlo bien ahí dentro, y que Alá os ayude a permanecer con él y no olvidarle nunca".

Es el momento final de una tarde en la que Tamara Sebastián fue la gran protagonista con su charla sobre las bondades del Islam. Con gran convicción y emoción en sus palabras, esta madrileña afincada en Almería y profesora de Islam aseguró que "la paz y la seguridad está en la total sumisión a Dios". Dijo igualmente que "la yihad no existe, la verdadera yihad es por que la gente viva bien".

Tamara, a la derecha, durante su charla
El público llenó el salón de actos. Más de 200 personas llegadas de diversos puntos de las provincias de Murcia y Alicante, la mayoría jóvenes y que fueron a Los Dolores en viaje organizado por la Asociación Onda de Murcia. 

Después de la conferencia, entrevisté a Tamara Sebastián:

¿Qué te ha aparecido la acogida de los jóvenes en este acto?

Tengo el corazón conmovido, no creo que merezca tanta gratitud por lo que hago soy una persona normal como todas las demás, lo único que los jóvenes me encantan, los quiero muchísimo, es devocional para mi cuidar de ellos porque creo que se merecen un mundo mejor, empezando porque tengo mi hija, soy maestra en un colegio, y me gusta que tengan unos valores islámicos de verdad, algo que sea la pureza de Dios. Para algunos puedo estar equivocada, lo reconozco y respeto todas las opiniones, pero creo que estos jóvenes deben crecer en un mundo lleno de hostilidades y me gustaría que se quisieran. Es algo maravilloso tener un público tan joven y que te quieran y que te lo demuestren, no sólo aquí, en las redes sociales, en el día a día, están ahí presentes.

¿Qué le dirías a la sociedad española sobre lo que es el islam hoy y lo que deben ser los musulmanes en España cuya imagen a veces se ensucia desde los medios de comunicación?

Saludo a mis compatriotas porque también yo soy española y me consideraré española y seguiré comiendo paella y bonito con tomate toda mi vida si Dios quiere. Pero sí que me gustaría que esa sociedad española... Es que, no solamente hablamos del islam cuando hablamos de ensuciar la imagen, estamos ensuciando estos días la imagen de cualquier cosa. O sea, el vecino es el enemigo, da igual que sea del barrio de enfrente o del país fronterizo.

Público en el Centro Social de Los Dolores
Tenemos que volver a encontrarnos con nosotros mismos, tenemos que dejar el humanismo materialista que materializaba a los dioses, que hacía al hombre el centro del mundo. Todos tenemos un vecino que se llama Mohammed, todos tenemos una vecina que se llama Fátima. Unos gracias a Dios, los conocen, pero hay otros que no se atreven a llamar a la puerta para pedir un limón. 

Creo que los españoles, que siempre hemos sido un pueblo de corazón, tenemos que recibir a nuestros vecinos y nuestras vecinas y también tenemos que dejarles que se expresen. Muchos están atemorizados. Muchos tienen miedo a sacar algo de ellos que pueda ser juzgado por ellos. Creo que es el momento de empezar a conocernos, a salir con nuestro vecino y nuestra vecina, a preguntarle qué tal estás. No es obligatorio, pero creo, que si damos ese pequeño paso, vamos a llevarnos grandes sorpresas.

Podemos mantenernos en nuestra religión, no tenemos que tener miedo de que nos cambien. Nosotros mismos podemos transmitir cosas buenas como españoles y ellos pueden adoptarlas, pero no podemos imponernos nosotros tampoco. Porque tenemos miedo de que vengan a imponernos el velo, a imponernos ciertas tradiciones, ciertas cosas, pero ¿por qué nos queremos imponer nosotros a ellos con lo nuestro?. Somos un país receptor, amigo, de bienvenida, no cerremos las puertas a enseñar a estas personas nuestro amor y nuestro corazón. Que somos españoles, y tenemos buenas cosas que ofrecer también.

¿Cómo se puede luchar contra la propaganda del terrorismo que se producen en nombre del islam?

Pues teniendo espíritu crítico y buscando un poco más de información. No solamente lo que vemos en cinco medios de comunicación controlados por cinco empresas en todo el mundo. Hay que ver quien se beneficia de esto y a quien va dirigido. Por supuestísimo que nos solidarizamos con cualquier víctima del terrorismo de cualquier clase o tipo que exista o violencia, pero, hemos de ser críticos con la realidad y no dejarnos engañar tampoco, porque llevamos viendo muertos y muertos y muertos cada día en un montón de lugares del mundo y no hacemos caso nada más que a ciertos sitios y ciertos sectores y solamente somos lo que queremos ser en ciertos momentos. No debemos ser elitistas, debemos reunir a ese mundo global en el que nos encontramos hoy en día porque vamos 
encaminados cada vez a ser más globales y tenemos que entender que el terrorismo no es lo único que trae una cultura, o lo único que trae un país. Un país puede traer un terrorista pero no va a traer tres millones de terroristas. Un país puede traer un asesino, un ladrón, pero  no todos son ladrones o asesinos. Es como si mi vecino roba y yo voy a ser ladrón también porque él roba. Es absurdo.

Rezo durante el acto
Tenemos que darnos cuenta, y mirar con nuestra cabeza, que no nos dejemos engañar siempre, que ya está bien. Y si no, ser un poco críticos con lo que nos hacen a nosotros. que también a veces engañan sobre nosotros.

¿Crees que se podría modernizar el discurso islámico?, pregunta la periodista Fátima Zahra El Hamri, presente en la entrevista a Tamara Sebastián.

El discurso islámico es muy moderno, lo que pasa es que hay gente que... no manipulado, sino que lo han arcaizado, parece que se ha vuelto un poco arcaico, pero en realidad el discurso del islam es superprogre y es más moderno que nada. ¿En qué libro podemos encontrar "los creyentes" y "las creyentes" incluidos? (se refiere Tamara Sebastián al texto del Corán, que nombra a hombres y a mujeres por igual al hablar de los y las creyentes). Desde la igualdad de géneros... Pero claro, hay que profundizar en las cosas, como decía antes. Si nos quedamos en el islam más básico, no vamos a poder entender el  mensaje espiritual que tiene el islam.

Es verdad que algunos nos pueden recriminar que el Corán es para todos, y que ahí queda el libre albedrío de cada uno, sí es cierto, pero en el Corán lo pone: busca, investiga, lee, haz tus esfuerzos, no te dice que te quedes ahí parado sólo con lo que te encuentras, te dice que te atrevas a investigar, y siempre para bien porque todo signo en el Corán que viene de una forma que puede ser arcaica o rara, viene proseguido de una buena palabra en la que anima al bien, al perdón, a la buena palabra. Siempre, siempre está... Dios no quiere mal en la Tierra. Nos quiere bien.

¿Modernizarse? Sí, hay ciertos sectores del islam que se tienen que modernizar, pero es que no me gusta esa palabra, yo no lo llamaría así, lo que tienen es que... que no se asimilen. Porque yo soy musulmán y vengo a España no me tengo que asimilar con un salir de fiesta o hacer cosas así.
Puedo ser musulmán, respetar mis tradiciones y costumbres musulmanas, y al mismo tiempo
respetar a mi vecino y hacer las cosas bien. Y en los países que son de tradición musulmana, bueno, vamos a dejarlos que hagan lo que quieran hacer, pero el musulmán, y esto que quede claro, tiene que condenar la injusticia aunque sea con su corazón, porque todos sabemos que se están cometiendo injusticias. Y por lo menos levantar las manos para pedir por esas personas que están pasando malos
momentos. Todos sabemos lo que es la humillación, lo que es la crueldad y lo que es el mal.

domingo, 17 de enero de 2016

La tragedia siria sinfín: Ali, 16 años, muerto por desnutrición en Madaya

Islam en Murcia - 17.01.16
Fuente: UNICEF

DAMASCO, 15 de enero 2016 - “UNICEF celebra que esta semana se haya permitido el acceso a los niños atrapados en la ciudad sitiada de Madaya. Durante nuestra participación este jueves en la segunda misión humanitaria conjunta de Naciones Unidas, la Media Luna Roja Árabe Siria (SARC, por sus siglas en inglés) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), hemos podido confirmar casos de niños con desnutrición grave. 

El equipo de UNICEF se sintió especialmente entristecido e impresionado al ser testigo de la muerte de Ali, un chico de 16 años gravemente desnutrido que murió ante nuestros ojos en la clínica de la ciudad.

Familia siria esperando ayuda humanitaria en Madaya el 11 de enero pasado
En el hospital provisional que visitó UNICEF había solo dos médicos y dos profesionales sanitarios, que están desbordados. El equipo de UNICEF y el personal de la Organización Mundial de la Salud (OMS) pudo evaluar el estado nutricional de 25 niños menores de cinco años, mediante la medición del contorno de su antebrazo; 22 de ellos mostraban signos de desnutrición de moderada a grave. Todos ellos están ya recibiendo tratamiento en la instalación sanitaria gracias a los suministros médicos y nutricionales especiales distribuidos el lunes por Naciones Unidas y el CICR.

El equipo examinó a otros diez niños de entre 6 y 18 años, de los que seis mostraban signos de desnutrición grave. Un chico de 17 años, cuya vida corre peligro, necesita desesperadamente ser evacuado, igual que una mujer embarazada de nueve meses con parto obstruido.

Aunque los resultados de esta misión no constituyen una muestra representativa y todavía no podemos extraer conclusiones sobre la situación nutricional general, sí reflejan en tiempo real la situación que se vive en Madaya. Los equipos de Naciones Unidas y la SARC planean continuar la evaluación el domingo para realizar un seguimiento más amplio.

La gente que nos hemos encontrado en Madaya está exhausta y es extremadamente frágil. Los médicos están estresados emocionalmente y agotados mentalmente. Trabajan a contrarreloj con recursos muy limitados para proporcionar tratamiento a los niños y pacientes que lo necesitan. Es simplemente inaceptable que esto esté ocurriendo en el siglo XXI.

Los equipos de UNICEF y la OMS trabajaron con el equipo médico para establecer un centro de estabilización y servicios terapéuticos ambulatorios para el tratamiento de la desnutrición. Los trabajadores sanitarios recibieron asesoramiento para poder tratar los casos de desnutrición aguda grave. 

Aunque estamos impresionados por la situación en Madaya, no debemos olvidar que en Siria hay otras 14 ‘Madayas’. Son zonas en las que diferentes partes en conflicto están utilizando el asedio como una táctica de guerra, privando a los niños y civiles inocentes del acceso a servicios y suministros vitales.

El jueves UNICEF, como parte del convoy conjunto con Naciones Unidas, la SARC y el CICR, pudo enviar diez camiones con suministros para otras dos áreas sitiadas, Foah y Kafraya, que beneficiarán a unos 6.000 niños atrapados en esas zonas.

UNICEF reitera el llamamiento a las partes en conflicto para que levanten el asedio a las comunidades en Siria y proporcionen un acceso humanitario ilimitado, incondicional y continuado, que permita a los equipos evaluar las necesidades sanitarias y nutricionales, proporcionar atención médica y nutricional, y evacuar a las mujeres y niños en estado crítico”.