sábado, 3 de marzo de 2012

Los musulmanes llenan la manifestación de El Raal

Fuente: laopiniondemurcia.es 03.03.12
Manifestación en El Raal (foto: Gloria Nicolás)

O. L. T. ­Los vecinos de El Raal celebraron ayer una manifestación en repulsa al asesinato de Carmen Gea Marco a manos de un marroquí en la pedanía murciana. Al llegar al punto de salida, Casas Nuevas, los ciudadanos se encontraron con una marea de musulmanes que habían acudido a mostrar su apoyo a los vecinos y a condenar el acto violento cometido por su compatriota. Del millar de asistentes, unos 700 eran musulmanes. El presidente de la Asociación Esperanza, Deporte, Cultura e Integración de Beniel, Issam El Arabi aseguró que «esta agresión nos ha hecho mucho daño al resto de musulmanes». Igualmente, Mohamed Khadir, apostilló que habían participado en el acto «para compartir el dolor con los familiares de las víctimas».

«Es importante que la gente de la Región de Murcia sepa que venimos a trabajar y a compartir la convivencia con ellos», añadió. Los musulmanes seguían a los murcianos en la manifestación, que estuvo encabezada por una de las tres mujeres agredidas el pasado lunes, Mari Carmen Calderón, de 79 años. «Ojalá lo pillen pronto», indicó Carmen, que reconoce tener «pocas esperanzas en que lo encuentren y lo detengan». Carmen indicó que la tercera agredida continúa recuperándose en el hospital Reina Sofía. Junto a la agredida, encabezaban la manifestación el alcalde pedáneo de El Raal, Mariano Gómez; y la diputada del PP en el Congreso, María Dolores Bolarín. «El ambiente en la pedanía es tenso, los vecinos tiene miedo y se han unido contra el acto de barbarie», apuntó Gómez. Por su parte, Bolarín ofreció su apoyo a los familiares de las víctimas y recalcó que «ha sido un acto machista, de poder del hombre contra la mujer, y esto tiene que acabar ya».
Los vecinos que participaron en el acto coincidían en el temor que les ha causado esta agresión. «Tenemos miedo de salir a andar por la huerta como hacíamos antes, comentó Ramón Herrero.

La manifestación recorrió las calle Mayor hasta llegar al punto de la brutal agresión, donde los vecinos depositaron un ramo de rosas en memoria de Carmen Gea.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
"El apoyo de la gente te emociona"

Fuente: La Verdad 03.03.12

500 vecinos participan en la marcha contra el 'crimen de los huertos'

03.03.12 - 01:44 -
«Por culpa de uno no vamos a pagar todos». Era la sensatez y la cordura expresadas por Jawad Allaoui, un chico marroquí de 14 años, sujetando una pancarta en representación de la Asociación Esperanza, Deporte, Cultura e Integración Musulmana de Beniel.
Un colectivo que, unido a los dos responsables de la mezquita benielense, Kadiri y Bagdad, encabezó anoche a decenas de marroquíes, argelinos y ciudadanos árabes que se sumaron a los más de 500 vecinos de El Raal, Beniel, Santomera y La Aparecida que, según fuentes de la Policía Local de Murcia, participaron en la marcha pacífica. Lo hicieron con un único objetivo: condenar el 'crimen de los huertos'.
Inmigrantes magrebíes arropan al viudo
La iniciativa, promovida por la Junta Municipal de El Raal, fue un ejemplo de lo que debe ser la integración entre culturas y etnias. A la cabeza de la marcha iba Mari Carmen Calderón, raaleña de 79 años y una de las dos supervivientes del 'asesino de los huertos', que el pasado lunes mató a su amiga Carmen Gea Marcos, de 69 años, y apaleó a Fina Meseguer Ruiz, de 64 años, todavía hospitalizada. Mari Carmen, a pesar de haber sacado fuerzas de flaqueza para asistir a la marcha, en varias ocasiones rompió a llorar cuando los manifestantes recordaron a la oriolana Carmen. Junto a esta mujer y a Manuel -marido de la herida, Fina Meseguer-, estuvieron el alcalde pedáneo, Mariano González; la diputada nacional por el PP, María Dolores Bolarín; el portavoz del PSOE en la Junta Municipal raaleña, Juan Luis Soto, y el portavoz popular de Beniel, José Manuel Robles. Todos ellos, junto a otros vecinos, se turnaron para empuñar la pancarta de cabecera, que rezaba: 'No a la violencia. El pueblo de El Raal con sus vecinos'.
Una localidad que a lo largo de los más de dos kilómetros sobre los que transcurrió la marcha, ha demostrado que está unida en la adversidad y el dolor, pero que sigue temerosa tras lo ocurrido. «Tengo un terreno en el Carril del Rincón de Los Cobos, pero no iré hasta que detengan al asesino», repetía Carmen Larrosa, de 68 años, en medio de varios marroquíes que lucían proclamas como: 'Condenamos este crimen', 'Sí a la convivencia, no a la violencia' o 'En nombre de la comunidad musulmana de Beniel y El Raal condenamos este crimen, que es vergonzoso'.
Otros vecinos, como José Carlos Triguero, pedía «más seguridad». El momento más emotivo se vivía en la que fuese residencia de Carmen Gea Marcos, en Los Tres Puentes, donde el pedáneo entregaba dos ramos de flores a los hijos de la fallecida, María Trinidad, Julia, Mari Carmen y Manuel, que señalaban que «el apoyo de la gente te emociona» y que no se separaban de su padre, el muy afectado Manuel Cámara. El pedáneo les daba «el pésame en nombre de El Raal», y expresaba su deseo de que «caiga todo el peso de la ley al asesino». Atrás, a solo 300 metros, en el Rincón de Los Cobos, unas velas se erguían en el lugar del ataque. El deseo común era que cuando se apaguen 'el asesino de los huertos' no siga en paradero desconocido.

2 comentarios:

  1. No engañáis a nadie, moritos. Os mandaremos de vuelta a vuestra tierra en pateras antes de lo que pensáis, manada de salvajes asesinos psicópatas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra vez sale a relucir la distinta vara de medir estos casos de violencia. Tu comentario hace mucho daño a mucha gente de bien que tiene todo el derecho a ganarse la vida dignamente lejos de los suyos. No se por qué se magnifica la tragedia cuando el autor es extranjero. En cualquier colectivo humano hay malhechores. En fin, yo lo que sì harìa en estos casos es encerrarlo en una cárcel de su país donde no va a tener las comodidades que tendría aquí. Y por supuesto sería el mejor castigo por su delito y por no haber valorado un mejor porvenir trabajando en esta tierra. Paz y convivencia para todos, no no queda otra.

      Eliminar