martes, 9 de agosto de 2011

Hamed Ali: "El dinero que la FEERI recibe de Marruecos es para promover la libertad religiosa y la integración real de nuestras comunidades en la sociedad española"

Mohamed Hamed Ali (foto: Paulino Ros)
Islam en Murcia, 09.08.11

Publicamos el comunicado que con fecha 08.08.11 nos remite el presidente de la FEERI, Mohamed Hamed Ali, en respuesta a dos noticias ofrecidas por el diario El Pais recientemente y recogidas por Islam en Murcia:

COMUNICADO
Madrid 08 de agosto de 2011

"Ante la información aparecida en el diario EL PAÍS, con fecha de 2 de agosto de 2011, con el titular “CNI alerta de que 6 países musulmanes financian al Islamismo”, y  05 AGOSTO 2011 "Rabat intenta controlar a los hijos de sus inmigrantes en 100 colegios públicos" y donde se vierten infundadas acusaciones sobre la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas, y acogiéndonos al derecho de rectificación regulado en la Ley Orgánico 2/1984, de 26 de marzo, reguladora del derecho de rectificación, sírvase publicar esta rectificación en los términos que dispone la ley.el Consejo de Gobierno de esta Federación ha considerado oportuno emitir la siguiente rectificación, con el objetivo de disipar cualquier duda que pueda surgir sobre la finalidad de las actividades que la FEERI está desarrollando en la actualidad:

I. El informe en cuestión del CNI está lleno de incorrecciones y tópicos largamente repetidos en el tiempo. Aunque no se dice expresamente, habla de organizaciones radicales, citando a la FEERI como receptora de dinero de Marruecos, lo cual nos brinda la oportunidad para apuntar una serie de aclaraciones respecto a dos términos del titular: financiar el islamismo.

Por desgracia, el uso del término islamismo se ha pervertido en los últimos tiempos. Tanto es así que, hoy día, en términos periodísticos parece ser equivalente a radicalismo, integrismo, fundamentalismo, etc. En este sentido, la FEERI aboga desde hace tiempo porque los medios de comunicación eviten relacionar Islam con violencia y radicalismo. Tal hilazón léxica no es sino una forma de introducir confusión sobre la esencia de nuestra religión, que es una religión de amor, de paz y de tolerancia.

II. En otro orden de cosas, efectivamente, la FEERI recibe financiación de Marruecos. ¿Por qué lo recibe? ¿Qué hace con él? Contestemos ambas preguntas:

Cuando el nuevo Consejo de Gobierno, encabezado por Mohamed Hamed Ali, se hizo cargo de la FEERI, la Fundación Pluralismo y Convivencia y la entonces Dirección General de Asuntos Religiosos (hoy es Subdirección), exigieron el pago inmediato de una deuda que había contraído el anterior Presidente, Felix Herrero, que ascendía a casi 34.000 euros, que aparecían sin justificar en la documentación que éste entregó a la Fundación Pluralismo y Convivencia para justificar la subvención que FEERI había obtenido de dicha Fundación durante su mandato.

En este sentido, ni la Fundación, ni el propio Ministerio de Justicia, a pesar de ser plenamente conocedores de tal irregularidad, nunca han pedido cuentas directamente al Sr. Herrero, abriendo la correspondiente investigación para conocer el paradero del dinero público “extraviado” (“extravío” que podría constituir, incluso, un ilícito penal). Lejos de ello, se limitaron a exigir la devolución del dinero no justificado al nuevo Consejo de Gobierno de FEERI, utilizando para ello medios tan coactivos que daban a entender que lo que se pretendía, en última instancia, era ahogar económicamente al nuevo Consejo, ejerciendo una desmesurada presión dirigida a la disolución de la propia FEERI, o, al menos, a la dimisión de los cargos electos, lo cual hubiera dejado vía libre a la Administración para elegir a otras personas más manejables y subordinadas a su dictado. De hecho, los responsables de la Fundación Pluralismo y Convivencia jamás aceptaron nuestras propuestas dirigidas a dilatar o fraccionar el pago de las cantidades no justificadas por los anteriores dirigentes de FEERI, demostrando así que la Administración no tenía ni la más mínima intención de cooperar con el Consejo de Gobierno entrante, que de ningún modo era responsable de la “desaparición” de una sustanciosa cantidad económica perteneciente al erario público.

¿Dónde está este dinero? ¿No interesa investigar esto? ¿Qué tiene que decir al respecto la Intervención General del Estado? ¿Y la Fiscalía?

Para evitar la desaparición de la FEERI, tuvimos que buscar vías de financiación alternativas. Gracias a Dios, encontramos ayuda en Marruecos. A este respecto, no entendemos que sea irregular recibir dinero de otro país, máxime si el destino no es otro que promover la libertad religiosa de los individuos y de las comunidades islámicas españolas. Y, de hecho, no somos la única organización que recibe subvenciones de países extranjeros. Hay quien recibía hasta hace poco millones de dólares de Gaddafi y de otros países que se encuentran en conflicto interno en este momento, al igual que hay individuos que se han enriquecido en nombre del Islam y a costa de los musulmanes de España. La diferencia entre la FEERI y las demás organizaciones que se encuentran en la misma situación, es que la FEERI ha recibido dicho dinero a través del Banco de España, y sabemos que la Administración Española ha tenido y sigue teniendo la oportunidad y los medios para saber cómo se está gastando dicho dinero.

¿Por qué el CNI no abre una investigación a fondo sobre este tema y publica los resultados de los informes? Existen muchas propiedades que se donaron para las organizaciones musulmanas y se registraron a nombre de personas físicas, cuestión ésta que generó denuncias y contradenuncias en los Juzgados españoles. ¿O es que el CNI investiga nada más lo que le interesa?

Hecha esta puntualización, debemos aclarar que el dinero que tiene FEERI -el que recibe de Marruecos y de cualquier signo- se dedica íntegramente a la promoción de la libertad religiosa y a la integración real de nuestras comunidades en la sociedad española. Los hechos lo evidencian. Hemos financiado la defensa jurídica de flagrantes vulneraciones a la libertad religiosa, consagrada en el artículo 16 de la Constitución Española (por ejemplo, el derecho a llevar el hiyab tanto en la escuela como en el DNI). Hemos promocionado varios seminarios para que los musulmanes podamos modificar, sin antijurídicas injerencias externas, la estructura de la Comisión Islámica de España, para que sea más democrática y representativa. En este sentido, siempre por la vía del diálogo hemos transmitido a las autoridades competentes (Ministerio de Justicia) nuestras quejas referidas a los intentos de la Administración de controlar nuestra actuación, lo cual se aleja totalmente del espíritu de cooperación, que también la Constitución consagra como principio rector y fundamental de las relaciones entre los poderes públicos y el factor religioso.

III. Según la noticia aparecida en el diario EL PAÍS, el informe elaborado por el CNI tiene carácter de secreto. Por tanto, quien ha filtrado el informe en cuestión, ha revelado un secreto, pudiendo en consecuencia haber cometido una conducta tipificada en el artículo 417 del Código Penal.

¿Investigará de oficio la Fiscalía tal hecho potencialmente punible?

Pero, más allá de la ilicitud del hecho, analicemos su oportunidad. Este Consejo de Gobierno no cree en las casualidades, ni es tan ingenuo de pensar que la noticia ha aparecido en EL PAÍS a principios de agosto para así rellenar el clásico vacío del período estival.

Ni mucho menos. A alguien le ha interesado que la noticia aparezca, precisamente, en estos momentos. Pero, ¿por qué? Muy sencillo. A finales de julio, la Subdirección General de Relaciones con las Confesiones (Ministerio de Justicia) resolvió acceder a la inscripción en el Registro de Entidades Religiosas del denominado “Consejo Islámico Español”, entidad religiosa compuesta por una serie de federaciones islámicas que sí se han sometido al control gubernamental. De hecho, es la propia Administración la que ha impulsado la creación del citado Consejo, con la indisimulada pretensión de crear un organismo paralelo a la Comisión Islámica de España, empujándolo a su desaparición, y, de este modo, apartar a la FEERI del ámbito de la organización y representación del Islam en España.

Por tanto, el Consejo Islámico Español ya existe, y es el órgano que la Administración va a promocionar y apoyar de ahora en adelante. Pero, claro, todavía queda un reducto que escapa al control y a la lunga manu gubernamental, que no es otro que el actual Consejo de Gobierno de la FEERI y el sector mayoritario de esta Federación que lo apoya. A este reducto no lo pueden someter a través de la subvención, ya que dispone de financiación propia. Por ello, de momento, no queda otro remedio que desprestigiar como sea a la actual FEERI, intentándola presentar como una entidad instrumental de Marruecos para el control de los inmigrantes de esta nacionalidad.

En definitiva, se pretende presentar al Consejo Islámico Español como el paradigma de lo que debe ser el Islam español (aunque ese Consejo lo integren personas y entidades como las citadas en el apartado siguiente), frente al Islam que viene de fuera (de Marruecos, en el caso que nos ocupa). Este último debe ser apartado. El primero debe ser protegido y apoyado, que, en términos de Razón de Estado, equivale a ser controlado.

En definitiva, nos encontramos ante una campaña mediática perfectamente orquestada y planificada de desprestigio de la FEERI, marcada por las urgencias que trae consigo el proceso electoral que se avecina, lo cual provoca que los responsables políticos correspondientes teman no disponer de tiempo suficiente para concluir su proceso de desactivación de la actual Comisión Islámica de España.

¿Alguien puede todavía pensar que la filtración de este Informe secreto, ahora a principios de agosto, es una casualidad?

IV. Llama la atención que se acuse a la FEERI de dificultar la integración de los inmigrantes marroquíes en España, y más aún que el Ministerio de Justicia muestre su preocupación por el radicalismo islamista, cuando este mismo Ministerio, a través de la Fundación Pluralismo y Convivencia, ha financiado actividades de la entidad religiosa que preside Mounir Benjelloun Andaloussi. Sobre esta persona, la Dirección General de los Registros y del Notariado (Ministerio de Justicia), con fecha de 28 de octubre de 2009, y en relación a un expediente de solicitud de nacionalidad española, dijo lo siguiente, a través de un Oficio que, por su evidente interés, reproducimos íntegramente:

En consecuencia, ¿cómo es posible que la Administración se refiera a la FEERI como un instrumento de financiación del islamismo, cuando se ha dado dinero público a la entidad religiosa que preside el Sr. Benjelloum, constando sobre él semejante informe de los servicios de inteligencia españoles? ¿Es posible tamaño ejercicio de cinismo? Si el contenido del informe en cuestión es cierto, alguien debería pedir cuentas, urgentemente, a los responsables de la Fundación Pluralismo y Convivencia.

Queremos dejar claro, una vez más ‑y lo repetiremos cada vez que sea necesario‑, que somos una federación de musulmanes y comunidades islámicas españolas, y, por tanto, como todos los españoles y los poderes públicos, cumplimos, acatamos y respetamos las leyes de este país, entre las cuales está el respeto a la libertad religiosa.

Finalmente, invitamos a la Administración, también al CNI, a que se acerque abiertamente a nosotros para cotejar su información. Por el bien, no sólo del Islam español, sino de la opinión pública y de la verdad, así como por el bien de las relaciones bilaterales hispanomarroquíes, que, con noticias como éstas, que tendenciosamente falsean la realidad, enrarecen unas relaciones vecinales cuya buena marcha redunda siempre en beneficio de ambos países".
.
MOHAMED HAMED ALI
Presidente de FEERI y Secretario General de la CIE

No hay comentarios:

Publicar un comentario