domingo, 22 de marzo de 2009

AMPARO SÁNCHEZ ROSELL: “¡Estudiad y que vuestas hijas estudien!. Cuanto mayor nivel tenga la umma mejor viviremos todos"

Texto: islamenmurcia
Foto: Comunidad Islámica Assalam

La presidenta del Centro Cultural Islámico de Valencia (CCIV), Amparo Sánchez Rosell, dió una de las conferencias más interesantes que se hayan podido escuchar en Murcia sobre la realidad de la mujer musulmana. Fue el pasado miércoles 11 de marzo de 2009. Lamentablemente casi ningún medio de comunicación regional prestó atención (la excepción fue una vez más Onda Regional y su programa Murcia Abierta) a las palabras de esta mujer de una talla intelectual y una fuerza personal envidiables (fue considerada por El País Semanal una de las 100 personas más relevantes del 2008, año en que se convirtió en la primera mujer en presidir una comunidad musulmana en España).

El acto comenzó con unas palabras de Mounir Benjelloum, de la Comunidad Islámica Assalam de Murcia, que pidió que se guardara un minuto de silencio por las víctimas del 11-M de 2004. Despues de ese recuerdo emocionado a las víctimas de la masacre, Mounir presentó a Amparo como una "mujer con talento y luchadora por los derechos de los musulmanes y las musulmanas". Repasó su amplia trayectoria profesional y destacó que es la única mujer que hay en la mesa de negociación de las entidades religiosas con el Ministerio de Justicia.

Amparo Sánchez llegó a las 18'30 al Aula Antonio Soler del campus de La Merced de la Universidad de Murcia. Se retrasó media hora porque vino desde Valencia en su propio coche, y tuvo que hacer cola para encontrar aparcamiento. Le acompañaba Chelo Pérez, otra musulmana española que trabaja junto a Amparo en el CCIV, donde realizan actividades educativas y sociales de todo tipo (sorprendanse de la cantidad y calidad de las mismas en http://www.webcciv.org/) . Entre los servicios que ofrecen está el apoyo a las mujeres maltratadas, para las que tienen una casa de acogida, y a una psicóloga doctorada en maltrato a la mujer musulmana.
Amparo Sánchez comenzó su charla subrayando que tanto dentro como fuera del colectivo musulmán, existe un enorme desconocimiento de lo que dice el Islam sobre la mujer. "Hay demasiados estereotipos y pocos se paran a preguntar a la mujer musulmana ¿quien eres?, ¿qué piensas?, ¿qué sientes?, ¿a qué aspiras?", señaló.

La presidenta del CCIV recordó al centenar de personas que llenaban la sala que hay más de 2.000 millones de musulmanes en el mundo, y dijo que no es lógico pensar que todos son iguales. Ofreció un dato a quienes confunden musulmán con árabe: sólo el 16% de los musulmanes son árabes. Y hay árabes de todas las religiones, por si alguien no lo sabía: judíos, católicos, etc...

Una reivindicación de Amparo Sánchez: en Occidente tambien hay musulmanes aunque nadie les tenga en cuenta. Ilustró sus palabras con imágenes de musulmanas españolas, australianas, canadienses, afroamericanas, etc... "El Islam es plural, multicultural y multiétnico", afirmó Amparo.

¿Cómo ven los españoles a las musulmanas?
Según Amparo Sánchez "la mayoría de la población española considera que las mujeres musulmanas somos sombras sin voz ni voto". En este punto, la presidenta del CCIV recurrió a las fuentes del Islam. "La revelación coránica va dirigida a toda la humanidad", dijo. Amparo explicó que según El Corán la naturaleza del hombre y la mujer es igual, si bien no idéntica. "El mejor de vosotros es el que mejor trata a su mujer", citó.
Amparo Sánchez se mostró partidaria de la discriminación positiva hacia la mujer porque cree que es necesaria mientras la mujer sea discriminada en la sociedad, y lo es todavía.

Derecho a la educación
Amparo Sánchez insistió mucho en la obligación de estudiar. "En el Corán se incita constantemente a que estudiemos, investiguemos. ¡Estudiad y que vuestas hijas estudien!. Cuanto mayor nivel tenga la umma mejor viviremos todos", sentenció."Me patinan todas las neuronas, ¿cómo se puede decir que la mujer musulmana no puede estudiar?", continuó.

Libertad de expresión
"He llegado a oir decir que la voz de la mujer musulmana no se puede oir en público. No sólo podemos hablar sino que se tiene que tener en cuenta lo que decimos".

Independencia económica
"En el Islam, el hombre está obligado a gastar el dinero en mantener a la familia, la mujer no".

Conclusiones
Para terminar su conferencia, Amparo Sánchez sintetizó así los fundamentos de “La mujer en el Islam”:

- “La vida de la mujer, su propiedad, su honor, son sagrados como las del hombre”.
- “Si la mujer ofende, el castigo es igual que para el hombre”.
- “Si la mujer sufre algún daño, la recompensa es igual que para el hombre”.
- “No se tolera a quienes tienden a creer que la mujer es inferior al hombre”.
- “La mujer goza de ciertos privilegios en el Islam: está exenta de responsabilidades financieras en la familia, y está libre de algunos deberes religiosos cuando está embarazada o tiene la regla”.
- “En resumen, el Islam establece un trato equitativo entre los dos sexos y pone siempre a la mujer en plano de igualdad con el hombre”.

Amparo Sánchez terminó su charla diciendo que “o se hace un trabajo de integración bidireccional o no habrá integración de los inmigrantes en la sociedad de acogida”. La presidenta del CCIV defendió que la integración de los inmigrantes se tiene que producir con acciones directas sobre la población autóctona, no sólo sobre el colectivo inmigrante.

Debate
El turno de preguntas fue tan interesante como la conferencia que ofreció Amparo Sánchez, que respondió a todo. Extraemos algunas frases textuales de las respuestas que ofreció:

- “El musulmán tiene que aceptar las leyes del país donde reside, y si no le gustan, buscar otro lugar para vivir”.
- “Hay que acostumbrarse a utilizar indistintamente las palabras Alá y Dios, significan lo mismo”. - “El hiyab, si no es de corazón, si no es porque se siente una relación directa con Dios, no sirve de nada llevarlo”.
- “Nunca intenteis imponer a la fuerza el hiyab a vuestras hijas”.
- “Es cierto que a veces los medios de comunicación no nos tratan bien, pero tambien lo es que nosotros fallamos porque no comunicamos bien lo que significa el Islam”.
- “¡Cread ya una asociación de mujeres musulmanas en Murcia, convocad una rueda de prensa, que os conozcan los medios! (dirigiedose a las musulmanas murcianas que había en la sala)”.
- “En el Islam la libertad sexual es la misma tanto para el hombre como para la mujer, eso sí, siempre dentro del matrimonio. Está permitida toda práctica sexual menos la penetración anal. Se recomiendan los juegos sexuales en pareja”.
- “Una mujer musulmana insatisfecha sexualmente puede divorciarse, es la única religión que contempla esa posibilidad”.

Amparo Sánchez explicó que se convirtió al Islam poco a poco. Comenzó a atraerle la literatura, y se fue interesando por la justicia social, la ecología y las reglas de comportamiento social y familiar que fomenta el Islam.

“Me encantó no encontrar jerarquías de poder en el Islam. Lo que me terminó de convencer fue la ciencia que encierra el Islam, me cautivaron los hechos científicos que parecían imposibles de conocer en aquella época y sin embargo están claramente reflejados en las fuentes islámicas. Y lo que me abrió definitivamente los ojos fue conocer a musulmanes buenos. Al final, entregué mi corazón al Islam y despues a un musulmán”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario