sábado, 30 de enero de 2016

Tamara Sebastián: "El islam es superprogre"

Islam en Murcia - 30.01.16
Paulino Ros (texto y fotos)

Centro Social de Los Dolores (Cartagena), sábado 23 de enero, 17'45 horas. 

Abrazo de Zaira y Tamara
Zaira se convierte al Islam ante las más de 200 personas que abarrotan el local. Lo hace pronunciando en español y árabe estas palabras dictadas por Tamara Sebastián, tal y como manda la shahada, acto público de declaración de la fé islámica: 

"Declaro que no hay otro Dios más que Dios y que Mohammed es su profeta".

El público rompe en aplausos. Acto seguido, Tamara Sebastián retoma la palabra y dice:

"Le doy la bienvenida a nuestra nueva hermana Zaira, que Alá la proteja y la deje con los excelentes y los dignos de ver la cara de Alá en la otra vida, que es nuestro objetivo. Pido perdón a Alá por todo lo que he podido hacer o decir porque cada vez que esto me ocurre no puedo expresar mi gratitud. Es una gotita dentro del camino que esta chica ha vivido. Es un camino en el que hay que ser perserverante. Y la paciencia es lo único que nos puede acompañar en este camino.

Así que perseverar, perserverar y perseverar, porque tenemos un mensaje de no a la tiranía, no a la imposición, no al sometimiento, no a la desigualdad. Tenemos un mensaje muy grande, y Alá está en nuestros corazones que es el único sitio en el que podemos meterlo, así que meterlo bien ahí dentro, y que Alá os ayude a permanecer con él y no olvidarle nunca".

Es el momento final de una tarde en la que Tamara Sebastián fue la gran protagonista con su charla sobre las bondades del Islam. Con gran convicción y emoción en sus palabras, esta madrileña afincada en Almería y profesora de Islam aseguró que "la paz y la seguridad está en la total sumisión a Dios". Dijo igualmente que "la yihad no existe, la verdadera yihad es por que la gente viva bien".

Tamara, a la derecha, durante su charla
El público llenó el salón de actos. Más de 200 personas llegadas de diversos puntos de las provincias de Murcia y Alicante, la mayoría jóvenes y que fueron a Los Dolores en viaje organizado por la Asociación Onda de Murcia. 

Después de la conferencia, entrevisté a Tamara Sebastián:

¿Qué te ha aparecido la acogida de los jóvenes en este acto?

Tengo el corazón conmovido, no creo que merezca tanta gratitud por lo que hago soy una persona normal como todas las demás, lo único que los jóvenes me encantan, los quiero muchísimo, es devocional para mi cuidar de ellos porque creo que se merecen un mundo mejor, empezando porque tengo mi hija, soy maestra en un colegio, y me gusta que tengan unos valores islámicos de verdad, algo que sea la pureza de Dios. Para algunos puedo estar equivocada, lo reconozco y respeto todas las opiniones, pero creo que estos jóvenes deben crecer en un mundo lleno de hostilidades y me gustaría que se quisieran. Es algo maravilloso tener un público tan joven y que te quieran y que te lo demuestren, no sólo aquí, en las redes sociales, en el día a día, están ahí presentes.

¿Qué le dirías a la sociedad española sobre lo que es el islam hoy y lo que deben ser los musulmanes en España cuya imagen a veces se ensucia desde los medios de comunicación?

Saludo a mis compatriotas porque también yo soy española y me consideraré española y seguiré comiendo paella y bonito con tomate toda mi vida si Dios quiere. Pero sí que me gustaría que esa sociedad española... Es que, no solamente hablamos del islam cuando hablamos de ensuciar la imagen, estamos ensuciando estos días la imagen de cualquier cosa. O sea, el vecino es el enemigo, da igual que sea del barrio de enfrente o del país fronterizo.

Público en el Centro Social de Los Dolores
Tenemos que volver a encontrarnos con nosotros mismos, tenemos que dejar el humanismo materialista que materializaba a los dioses, que hacía al hombre el centro del mundo. Todos tenemos un vecino que se llama Mohammed, todos tenemos una vecina que se llama Fátima. Unos gracias a Dios, los conocen, pero hay otros que no se atreven a llamar a la puerta para pedir un limón. 

Creo que los españoles, que siempre hemos sido un pueblo de corazón, tenemos que recibir a nuestros vecinos y nuestras vecinas y también tenemos que dejarles que se expresen. Muchos están atemorizados. Muchos tienen miedo a sacar algo de ellos que pueda ser juzgado por ellos. Creo que es el momento de empezar a conocernos, a salir con nuestro vecino y nuestra vecina, a preguntarle qué tal estás. No es obligatorio, pero creo, que si damos ese pequeño paso, vamos a llevarnos grandes sorpresas.

Podemos mantenernos en nuestra religión, no tenemos que tener miedo de que nos cambien. Nosotros mismos podemos transmitir cosas buenas como españoles y ellos pueden adoptarlas, pero no podemos imponernos nosotros tampoco. Porque tenemos miedo de que vengan a imponernos el velo, a imponernos ciertas tradiciones, ciertas cosas, pero ¿por qué nos queremos imponer nosotros a ellos con lo nuestro?. Somos un país receptor, amigo, de bienvenida, no cerremos las puertas a enseñar a estas personas nuestro amor y nuestro corazón. Que somos españoles, y tenemos buenas cosas que ofrecer también.

¿Cómo se puede luchar contra la propaganda del terrorismo que se producen en nombre del islam?

Pues teniendo espíritu crítico y buscando un poco más de información. No solamente lo que vemos en cinco medios de comunicación controlados por cinco empresas en todo el mundo. Hay que ver quien se beneficia de esto y a quien va dirigido. Por supuestísimo que nos solidarizamos con cualquier víctima del terrorismo de cualquier clase o tipo que exista o violencia, pero, hemos de ser críticos con la realidad y no dejarnos engañar tampoco, porque llevamos viendo muertos y muertos y muertos cada día en un montón de lugares del mundo y no hacemos caso nada más que a ciertos sitios y ciertos sectores y solamente somos lo que queremos ser en ciertos momentos. No debemos ser elitistas, debemos reunir a ese mundo global en el que nos encontramos hoy en día porque vamos 
encaminados cada vez a ser más globales y tenemos que entender que el terrorismo no es lo único que trae una cultura, o lo único que trae un país. Un país puede traer un terrorista pero no va a traer tres millones de terroristas. Un país puede traer un asesino, un ladrón, pero  no todos son ladrones o asesinos. Es como si mi vecino roba y yo voy a ser ladrón también porque él roba. Es absurdo.

Rezo durante el acto
Tenemos que darnos cuenta, y mirar con nuestra cabeza, que no nos dejemos engañar siempre, que ya está bien. Y si no, ser un poco críticos con lo que nos hacen a nosotros. que también a veces engañan sobre nosotros.

¿Crees que se podría modernizar el discurso islámico?, pregunta la periodista Fátima Zahra El Hamri, presente en la entrevista a Tamara Sebastián.

El discurso islámico es muy moderno, lo que pasa es que hay gente que... no manipulado, sino que lo han arcaizado, parece que se ha vuelto un poco arcaico, pero en realidad el discurso del islam es superprogre y es más moderno que nada. ¿En qué libro podemos encontrar "los creyentes" y "las creyentes" incluidos? (se refiere Tamara Sebastián al texto del Corán, que nombra a hombres y a mujeres por igual al hablar de los y las creyentes). Desde la igualdad de géneros... Pero claro, hay que profundizar en las cosas, como decía antes. Si nos quedamos en el islam más básico, no vamos a poder entender el  mensaje espiritual que tiene el islam.

Es verdad que algunos nos pueden recriminar que el Corán es para todos, y que ahí queda el libre albedrío de cada uno, sí es cierto, pero en el Corán lo pone: busca, investiga, lee, haz tus esfuerzos, no te dice que te quedes ahí parado sólo con lo que te encuentras, te dice que te atrevas a investigar, y siempre para bien porque todo signo en el Corán que viene de una forma que puede ser arcaica o rara, viene proseguido de una buena palabra en la que anima al bien, al perdón, a la buena palabra. Siempre, siempre está... Dios no quiere mal en la Tierra. Nos quiere bien.

¿Modernizarse? Sí, hay ciertos sectores del islam que se tienen que modernizar, pero es que no me gusta esa palabra, yo no lo llamaría así, lo que tienen es que... que no se asimilen. Porque yo soy musulmán y vengo a España no me tengo que asimilar con un salir de fiesta o hacer cosas así.
Puedo ser musulmán, respetar mis tradiciones y costumbres musulmanas, y al mismo tiempo
respetar a mi vecino y hacer las cosas bien. Y en los países que son de tradición musulmana, bueno, vamos a dejarlos que hagan lo que quieran hacer, pero el musulmán, y esto que quede claro, tiene que condenar la injusticia aunque sea con su corazón, porque todos sabemos que se están cometiendo injusticias. Y por lo menos levantar las manos para pedir por esas personas que están pasando malos
momentos. Todos sabemos lo que es la humillación, lo que es la crueldad y lo que es el mal.

4 comentarios:

  1. ¡Gracias por el rigor periodístico!
    Un placer conoceros

    ResponderEliminar
  2. En la foto se ve a los muchachos por un lado, y las muchachas al otro.si, si, superprogres. Y los países musulmanes un ejemplo de superprogres. Vosotros os lo creeis

    ResponderEliminar