sábado, 4 de octubre de 2014

Pilar Garrido: "Tan andalusí es Granada de un sirio, como de un marroquí, de un granadino o un murciano. Debemos disfrutar nuestro legado común"

Paulino Ros (fotos: P.R. y D.R.)
Islam en Murcia - 04.10.14

El pasado 26 de septiembre entrevisté para Onda Regional de Murcia a Pilar Garrido Clemente, recientemente nombrada Coordinadora del Campus Mare Nostrum. En la Noche de los Investigadores 2014 celebrada en la plaza del Cuartel de Artillería de Murcia estuvimos con esta profesora de Filología Árabe en la Universidad de Murcia, que es experta en el pensamiento sufí. Con Pilar Garrido conversé sobre su nueva responsabilidad en la política universitaria y sobre cuestiones de actualidad en el Islam.

¿Qué es el Campus Mare Nostrum y qué objetivos se marca?

Suena magnánimo, ¿verdad?, porque este mar nuestro que nos aglutina, que nos integra... Pues un poco esa misma trayectoria conceptual, filosófica y poética se lleva a cabo en los proyectos que efectivamente son de ciencia, investigación, cooperación, fortalecimiento, enriquecimiento e intercambio. Es un Campus de Excelencia, sólo hay 9 ahora mismo en toda España, donde aplicaron unos 40. Cada 3 años tenemos una evaluación en la que debes haber llegado a unos cometidos académicos de investigación, internacionalización, y excelencia dentro de la universidad. Formamos parte de este Campus Mare Nostrum la Universidad Politécnica de Cartagena y la Universidad de Murcia.
¿A qué nos dedicamos? Sobre todo tenemos delimitada la franja de trabajo, que es la franja de los
países mediterráneos y en este caso estamos haciendo hincapié de una forma esencial con nuestros
compañeros interlocutores de la otra orilla, con los países del Norte de África, con los que yo creo
que obligatoriamente debemos tener vínculos porque somos legado común, somos herencia, somos compañeros. Tenemos proyectos de agua, arqueología, letras, tenemos una editorial. Lo novedoso es ese flujo de comunicación que tenemos con Marruecos, Túnez, Argelia y Egipto.

¿No cree que hay una mirada sesgada desde Europa al Norte de África, que no se entiende bien lo que ha pasado en las diferentes primaveras árabes, no cree que hay una confusión que al final mancha todo?

Jóvenes observando experimentos científicos de la UMU
Pues efectivamente, porque somos académicos, somos personas y vivimos toda esta realidad. Yo vengo de haber estado dos meses y medio en Túnez, uno de los países pioneros en las revoluciones y creo que es responsabilidad de cada uno de nosotros ser justos, ser objetivos con los distintos países, y desde luego con los países árabes, porque ¿quién tiene ese modelo magistral que puede exportar? Pues ninguno de nosotros. Son sistemas diferentes, debemos respetarlos, debemos aprender y desde luego la mirada nunca puede ser peyorativa, sino amistosa y de comprensión. Debemos mirar a otras culturas que tienen sus dificultades, pero también sus logros y mucho que enseñarnos. Creo que es una responsabilidad, ya no es una cuestión de abrir la mirada o ser respetuosos, no. Es una obligación que la mirada del uno sea la mirada del otro, en el momento en que nos comprendamos a nosotros mismos estaremos comprendiendo al otro.
Es una misión que tenemos desde la parte cultural, investigadora, académica de aprendizaje
y enseñanza mutuos, y que seamos conscientes de un legado común. Es que tan andalusí, tan árabe es Granada de un sirio, como de un marroquí, como de un granadino, como de un murciano. Debemos disfrutar y aprender ese legado común y que haya ese salto de orillas, ese mediterráneo que nos une, que nos integra.

Aunque parece evidente todo lo que está diciendo, si sales a la calle, quizá demasiada gente no tiene claro que debajo de esta Murcia en la que estamos hay una ciudad musulmana. Eso se olvida con mucha frecuencia y parece que estamos hablando de extraños cuando miramos al Norte de África. Lo digo porque el terrorismo que usa la palabra "islam" para identificarse hace mucho daño a la imagen de esos pueblos, cuando lo que yo resaltaría es que, por ejemplo, algunos de los grandes pensadores musulmanes nacieron en la Murcia islámica. 

Paulino Ros y Pilar Garrido
Toda nuestra ciencia, desde la filosofía, astronomía, astrología, matemáticas, alquimia tiene una base grecolatina, turca, persa y árabe. Y esa coiné de pensamiento sigue patente en la actualidad, que no es un pensamiento iraní desmembrado del árabe o el grecolatino, sino que tan neoplatónica puede ser la filosofía islámica como otro tipo de filosofía.
Creo que efectivamente los medios de comunicación aquí teneis voz y voto, está en vuestras manos. Los medios de comunicación teneis que desmitificar, romper tópicos, dejar de ser Oriente y Occidente, no hay ninguna ruptura, no hay choque, al revés, hay conciliación en todo momento, que vayamos por el camino de la conciliación, porque siempre va a ser riqueza.
Barbaridades hay en todas las tradiciones, en la judía, en la cristiana, en la islámica, y fuera de esas confesiones, también hay todo tipo de barbaridades. Eso no es ejemplo de nada, y creo que si no nos responsabilizamos ya de que uno no puede hablar de los países árabes como un todo... No tiene nada que ver el Islam de Pakistán, con el Islam de Francia, con los muchísimos conversos musulmanes que hay en España. Son realidades completamente diferentes. Eso del mundo árabe..., ¿qué mundo árabe? O el mundo islámico, que es otra cosa.

Árabes hay de muchas religiones.

Y no sólo eso, los países árabes son muy diversos, son realidades diferentes. Creo que no sólo es
desconocimiento, creo que hay un mensaje peyorativo cuando alguien hace nombre con esa globalidad.

Por ejemplo, el asunto del burka, del niqab, del hiyab, no se termina de entender en la sociedad española.

Ni en la francesa.

A veces un ejemplo mínimo sirve para exacerbar una situación que en realidad es más normal. Hoy mismo hemos visto aquí a chicas con el pañuelo en la cabeza y no pasa nada. ¿Por qué no se termina de entender eso?

Yo creo que es una cuestión de mentalidades y de intereses creados. Interesa mirar bien ciertas sociedades, ciertos ejemplos de otra índole, que son incluso más comerciales que otros. Pero creo que deberíamos no sólo entender, sino que fuera un ejemplo para nosotros porque en cualquier país árabe vemos esa diversidad de vestuario que es respeto, que es riqueza. Todos hemos crecido y hemos ido a un colegio o a una universidad en la que todo el mundo está completamente anulado por una especie de uniforme común. Por ejemplo, con unos vaqueros, con un tipo de marcas, etc... Eso sí que sería criticable. Sin embargo alguien decide tener una vestimenta tradicional, cultural, que en ningún momento es un signo religioso, en ningún momento, cada uno identifica con lo que quiere su vestimenta. Que en las mismas familias una hermana lleva hiyab, otra no. Que además es desde la libertad desde donde se elige vestir de una manera o de otra. No creo ni que merezca la conversación porque además es moda, es respeto, es libertad.

Permítame pero creo que todavía hay que hacer mucho porque insisto, hay mucha gente que no lo tiene tan claro como nosotros.

Yo he llegado escuchar a alumnas mías, que además una de ellas está haciendo el doctorado, una persona emprendedora, con iniciativa, que tiene una asociación feminista y lleva hiyab y es más murciana que yo. Y he llegado a escuchar a alguien comprando en un supermercado diciendo: "Fíjate, pobrecita, mírala, con el velo y todo"... Una mujer con una entereza que todos quisieramos que nuestros hijos crecieran como esa mujer, con esa libertad, con esos criterios, con esos valores... Razón tienes.

Para terminar, ¿cuando se le enciende la bombilla a Pilar Garrido y decide ser investigadora de nuestro pasado árabe?

Es una pregunta muy personal (risas). Poco tiene que ver con ser coordinadora de Campus Mare Nostrum y casi poco tiene que ver con ser arabista porque es lo que yo le pregunto a mis alumnos, no lo que me preguntan a mi (más risas)... el cazador cazado. Bueno pues, desde muy jovencita yo tenía esa curiosidad y ya en el colegio no me creía que el mundo fuera solo Europa y América. Entonces empecé a leer y vi que estaba Oriente Próximo y Oriente Lejano, podría haber estudiado chino (risas). Y bueno de alguna manera empecé a tener esa curiosidad, esa apertura para ver que el mundo era algo más de lo que nos presentaban. Tambien cuando tenía 10 años tuve la fortuna de tener padres emprendedores y viajeros y viví en Marruecos. Me inicié en la cultura árabe, viví el día a día de la cultura marroquí, me integré de una manera afable, me sentí muy bien, vi esa hospitalidad tan característica del mundo árabe, que lejos de ser tópico sigue vigente, y hasta ahora mismo llevo inmersa y enamorada del mundo árabo-islámico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario