jueves, 3 de enero de 2013

Chema Gil: El terrorismo jihadista responde, en parte, a intereses geoestratégicos

Fuente: Anthony Koeppler - Globedia 02.01.13
Hace poco más de un año el analista español, Chema Gil respondía a preguntas de John Keller describiendo un panorama complejo en el área Sahelo Sahariana, partiendo de aquel acertado análisis, hoy nos da una visión del conflicto en la zona y otras opiniones sobre el jihadismo
John Keller entrevistó en 2011 al C.E.O de www.iuxsed.com, Chema Gil, antes de que se produjera el último secuestro de cooperantes españoles en los campamentos de Tinduf del Frente Polisario y de que las revueltas tuaregs y terroristas culminaran con la toma de posiciones en el Azawad maliense sentando una situación más compleja y peligrosa en el área sahelo/sahariana. Tras una nueva conversación, partiendo de la entrevista publicada en www.globedia.com y con motivo de la inminente puesta en marcha -en abierto- de www.iuxsed.com, profundizamos y actualizamos con el analista español sobre el contenido de aquella entrevista y hablamos sobre otros aspectos.
A.K.- Sr. Gil, John Keller comen la entrevista de hace un año preguntándole respecto de la cuestión del Sáhara y lo que está ocurriendo en el área sahelo/sahariana. Usted dibujó en sus respuestas entonces y pocos días después en diferentes actos en EEUU, una prospectiva inquietante, un peligro potencial que puede tener concecuencias globales o, al menos, internacionales. ¿Mantiene aquella visión?
CH.G: En aquel momento respondí con otra pregunta ¿cree usted que fenómenos como el crimen organizado y el terrorismo de etiología jihadista son fenómenos con ubicación y connotaciones locales o regionales exclusivamente? Todo lo que está pasando en el área dibuja un escenario para el futuro muy complejo y que somete, no sólo al área directamente concernida, sino a Europa, a umbrales de inseguridades que debieran ser considerados intolerables. Pero entre la crisis, cierta clase política timorata, pacata y con una fuerte dosis de mediocridad; la evolución de los acontecimientos, algunos provocados directa o indirectamente por acciones internacionales imprudentes, todo ello y otros factores sobre los que sería extenso referirnos, me hacen tener una visión muy pesimista.
A.K.- ¿Usted tiene claro que lo que está pasando en el área tendrá consecuencias globales?
CH.G.- No sólo que tendrá consecuencias globales, sino que lo que está ocurriendo es fruto en buena medida de la globalidad, de la propia teleología y teleonomía del fenómeno terrorista de etiología jihadista. Parece mentira que todavía haya políticos, e incluso analistas, que sólo identifican la globalidad en los objetivos inmediatos de los actos terroristas. En mi opinión la idiosincrasia del fenómeno, por su propia naturaleza, se caracteriza por la globalidad que deviene de, seguramente, intereses ubicados a futuro y directamente relacionados con la pervivencia de ciertos modelos de sociedad y regímenes que, en función, por ejemplo, de ciertos recursos energéticos necesitan, desde el presente dibujar futuros escenarios geoestratégicos.
A.K.- ¿Cómo explicaría esto para que lo entienda un lector medio?
CH.G.- En primer lugar y como declaración de principios quiero decirle que usted está hablando con un humilde analista que expone su opinión, simple y llanamente. No me gustan las referencias simplistas de 'Experto' o 'Especialista' que recurrentemente se emplean en el mundo periodístico. Sin más alardes, ni pretensiones, sólo hago análisis y en virtud de los mismos emito mi opinión, ¿de acuerdo?...
A.K.- De acuerdo
CH. G .- Como dije en su momento, la internacionalización o globalización son conceptos y realidades que llegaron al mundo de crimen y la violencia mucho antes que a las relaciones internacionales económicas o de movimiento de capitales tal y como hoy las conocemos.
Recordemos, por poner un ejemplo, como se desarrollaron los diferentes fenómenos mafiosos como Cosa Nostra, N'Draghetta, la Camorra o la Sacra Corona Unita...Se expandieron por el mundo, especialmente hacia el continente americano, generando una suerte de economía paralela y, por ende, un especie de -si me permite la expresión- cierto orden internacional paralelo integrando negocios, corrupción en los sistemas políticos, en los sistemas judiciales, en las fuerzas de seguridad de los estados; corrupción que sigue funcionando en mayor o menor medida. Creando sus particulares códigos de conducta, incluyendo su propio 'sistema de justicia'; pero sobre todo, estos fenómenos siempre trabajaron pensando en el futuro y así siguen pensando. Su capacidad para la metamorfosis ha sido aprendida, pensada y se diseña de forma permanente.
Por otra parte no encontramos con los fenómenos terroristas generados entre los años 50 y 80, auspiciados y fomentados en no pocas ocasiones por los diferentes bloques y, de manera especial, por la antigua Unión Soviética. Esos movimientos actuaban en medio mundo como forma de 'guerra soterrada' entre las potencias. ¿Quién creó y mantuvo monstruos como Illych Ramírez 'El Chacal'?, el bloque del Este y sus aliados en diferentes partes del mundo. Fue la ideología de aquella Unión Soviética la base desde la que se generaron estos monstruos. Pero es que, en la actualidad, cuando Illych Ramírez se encuentra cumpliendo cadenas perpetuas por sus execrables crímenes, nos encontramos con que los herederos de aquella ideología soviética mantienen obscenos discursos con los que reivindican a 'El Chacal' como un héroe. Ahí tenemos los discursos de Hugo Chávez, por ejemplo.
Hoy preside Argelia el señor Bouteflika, al que en su día, siendo ministro, vimos sonriendo caminando junto al líder terrorista por el aeropuerto de argel.
Argelia y Libia apoyaron grupos terroristas o 'paraterroristas' ¿no recordamos dónde entrenaban y encontraban financiación y logística grupos como ETA en aquellos años?.
Libia y Argelia fomentaron la inestabilidad en Marruecos; estuvieron apoyando la artificiosa creación de lo que luego sería el Frente Polisario. Este Frente Polisario practicó el terrorismo, asesinó y secuestró sin piedad a pobres obreros, pescadores y soldados españoles. De hecho las víctimas de sus ataques en España están plenamente reconocidas como VÍCTIMAS DEL TERRORISMO.
Excepto en este último ejemplo, donde la teleología del fenómeno inducido tenía vocación de permanencia, al margen de la política de bloques, por los intereses de alguno de los actores encubiertos; lo cierto es que con la caída del bloque soviético, muchos de los movimientos terroristas se esfumaron, unos de forma inmediata y otros aún andan en el proceso de desaparición.
Pero el terrorismo de etiología jihadista, en mi opinión, tiene un componente geoestratégico relacionado con determinados países productores de recursos energéticos que, apoyándose en el fenómeno, cuando no induciéndolo y financiándolo, buscan ir dibujando de cara al futuro escenarios geoestratégicos favorables a sus intereses y al mantenimiento de ciertos modelos de sociedad y regímenes que, en función de la posesión, gestión y administración de ciertos recursos, de no existir o cuando los mismos mengüen, tales regímenes estarían abocados a la desaparición. Hoy, pese a que en ciertos niveles de análisis, incluso vinculados a los gobiernos, se contempla esta variable del fenómeno, sobre la misma apenas se dirige ningún foco o nada se verbaliza, en virtud de intereses económicos en juego. PUede parecer una construcción hipotética arriesgada e incómoda pero, mire usted, hay una realidad real que merece la pena ir poniendo de manifiesto.
A.K.- Yo le preguntaba por un área concreta, el Sáhel-Sáhara
CH.G.- Por centrarnos en el ámbito geográfico por el que me pregunta, le diré que lo que está pasando en el área sahelo/sahariana no escapa, en buena medida, a la teoría que le acabo de describir pues, en medio de la situación que se da en Africa, existe constancia de cómo están operando ciertos países productores de petróleo. Pero enfocando más directamente a las amenazas concretas y riesgos que devienen del conflicto en esta zona de África, lo que viene generándose desde hace meses y meses en la banda sahelo-sahariana nos pone a todos en el punto de mira.
A lo largo del último año y medio diferentes analistas en el mundo han venido denunciando lo que estaba pasando, nosotros lo hemos hecho. Pero, por ejemplo, en España durante ese periodo se ha preferido callar atendiendo a que había en la zona dos españoles secuestrados. LO cierto es que el monstruo ha ido creciendo, ha vivido un auténtico empoderamiento y ahora nadie sabe muy bien como combatirlo.
A.K.- Perdone que hagamos un paréntesis, se ha referido usted al Frente Polisario. Sabemos que pretenden querellarse contra usted o que incluso han iniciado acciones pidiéndole decenas de miles de euros. ¿Qué pretende el Frente Polisario haciendo algo así?
CH.G.- El Frente Polisario y sus 'amigos' no soportan ni la más mínima mirada crítica respecto de su realidad. Hace poco más de un año di una conferencia en el Club Internacional de Prensa de Barcelona, en el Colegio de Periodistas, donde puse de manifiesto -como periodista- que Antena 3 TV, en relación con el conflicto de Gdein Izik mintió y manipuló la verdad, haciendo un seguidismo acrítico a las informaciones que facilitaba el conglomerado del Polisario en España. Mi intervención fue crítica tanto contra quienes mintieron a los medios de comunicación como a la propia Antena 3 TV que hizo un trabajo tan absolutamente mendaz y despreciable que finalmente ha sido condenado por tribunales belgas a una fuerte indemnización. A las puertas del Colegio de Periodistas tenía a un ciudadano mexicano, con un grupo de personas protestando. En INTERNET individuos criticando que contara la pura y dura verdad de cuál había sido el comportamiento de Antena 3 TV, amenazas en foros pro-polisarios.
El Polisario siempre ha sido así, no ha dudado en utilizar cualquier medio a su alcance para procurar silenciar las voces críticas que se alcen contra sus conductas. Pero, sin ánimo de presumir ni hacer alarde de nada, yo no voy a guardar silencio ni a ocultar aquello que conozca. Ya sé que en España, en mi país, es más cómodo sumarse dócilmente al discurso panfletario del Polisario, en el que por cierto suelen coincidir los extremos ideológicos.
Si el Polisario en España cree que puede silenciarme con sus acciones es que no saben vivir en democracia, ni lo que es la libertad de expresión ni el derecho a la información. No es de extrañar puesto que en el seno del Polisario y de los campamentos bajo su disciplina se persigue a quien no se adocena con el pensamiento único de los dirigentes polisarianos y sus intereses, a veces, inconfesables.
A.K.- ¿Considera usted que el Frente Polisario es un elemento intranquilizador?
CH.G.- Veamos, en la primavera pasada, como he venido adviertiendo a lo largo de los dos últimos años se ha incrementado la porosidad de elementos del Frente Polisario con la fenomenología criminal de la zona, incluyendo grupos terroristas. Eso es tan cierto como que el sol sale por la mañana. Meses después, en Octubre, un supuesto representante del Frente Polisario en España (todavía queda por aclarar con qué representatividad y bajo que personalidad jurídica actúa el Polisario en nuestro país) me presenta una querella por decir eso. Tales afirmaciones, lamentablemente, se vieron confirmadas días después de que me presentaran la querella cuando dentro de los campamentos del Polisario secuestraron a tres cooperantes, dos de ellos españoles. El secuestro se produjo en el campamento de Rabuni, donde se encuentra el Estado Mayor de ese movimiento. Los secuestradores contaron con colaboradores internos. El grupo que reivindicó la acción fue el MUJAO, en el que se integran saharauis y elementos vinculados al Polisario. Las fuerzas de seguridad de Mauritania llegaron a detener a saharauis con vinculaciones con el Polisario como autores del rapto. El análisis prospectivo no fue una construcción en el vacío, sino que anunciaba las amenazas y ciertos niveles de riesgo. La inseguridad dentro de los campamentos polisarios, cuya única representatividad se arroga el Frente, llegó a tal nivel crítico que el Estado Español ordenó la repatriación de los cooperantes. El Ministerio puso al descubierto que el riesgo se debía a la porosidad del terrorismo con elementos internos del los campamentos del Polisario.
Así pues, SIN LUGAR A DUDAS, el Polisario es un elemento que aporta un alto grado de inestabilidad en la zona. Es un movimiento en descomposición en plena vertiente occidental del área sahelo/sahariana y dentro del territorio argelino. Ese grado de descomposición se evidencia en que se produce una desafección interna en los campamentos, la frustración se extiende en elementos que deciden por incorporarse al crimen organizado en la zona o el terrorismo. Existen movimientos de contestación a la dictadura del partido único y esa contestación es represaliada y esa realidad pretenden ocultarla por todos los medios; pero no sólo no lo van a conseguir sino que se van a conocer más cosas.
A.K.- Usted viene a decir que desde el Cuerno de África hasta la Costa Occidental el terrorismo y el crimen organizado se ha extendido sin que los países afectados lo hayan podido evitar y sin que la Comunidad Internacional haya actuado a tiempo
CH.G.- Dígame usted cuándo ha actuado occidente en África con la generosidad suficiente. Toda el área sahelo/sahariana, Centroafrica, de Este a Oeste, es el escenario en el que se desenvuelven grupos terroristas de etiología jihadista, algunos de los cuales han 'formulado' su vinculación con Al Qaeda y otros son puras y simples adherencias; otros grupos operan en el ámbito del crimen organizado pero a favor de los grupos jihadistas.
En relación con la rebelión en el Azawad hemos visto como el movimiento tuareg, tradicionalmente no fundamentalizado religiosamente, se ha fracturado dando lugar a un grupo como Ansar Edine, convertido al terrorismo jihadista. Malí va a ser un nuevo Afganistán, pero esta vez en África, a las puertas de Europa.
A.K.- Eso dicen los terroristas
C H . G.- Es lo que dicen los terroristas, sí, pero es que -lamentablemente- es la verdad. Mire usted las últimas informaciones que tenemos sobre el terreno nos indican que, antes incluso de que se esté desarrollando oficialmente la primera parte de la Misión Internacional en Malí, los terroristas han desplegado una intensa actividad en varios frentes. Primero fue la implantación de su falsaria versión de la Charía, que no tiene nada que ver con la Ley Islámica, como nada tiene que ver el terrorismo con el recto proceder en el islam.
Han cosechado, pagando con dinero (y merece la pena que nos preguntemos quién pone el dinero además de aquellos que se lucran con los secuestros) las fidelidades de ciertos elementos tribales.
Están desplegándose tácticamente no sólo por el Azawad maliense, sino que se están atomizando grupos jihadistas en los países del entorno para, llegado el momento del eventual despliegue internacional, actuar concertadamente con los grupos que van a permanecer en el Azawad.
Así pues, en mi opinión, la Comunidad Internacional va a responder tarde, impulsada por intereses concretos de países concretos y con un muy escaso convencimiento de los países concernidos en el área.
La movilización en Malí de los terroristas ha comenzado a intensificarse con la preparación de nuevo armamento y la equipación del mismo en los recursos móviles de que disponen. Preparan el terreno en áreas concretas de ciudades importantes como kidal o Gao; pero también en otros muchos lugares. Disponen ya disponen de posiciones estratégicas en las inmediaciones de importantes vías de comunicación y están alistando mujahidines que llegan desde diferentes partes de África y del mundo. Paralelamente, en Europa se está radicalizando la postura de determinados grupos salafistas. También se están produciendo procesos de radicalización individual o de reducidos grupos de personas, algunos incluso ya han ido a combatir en el Norte de Malí, otros están radicalizando sus mensajes contra Europa y los están lanzando dentro de nuestros países.
¿Le parece a usted que no hay una amenaza más que potencial y un nivel riesgo en la misma proporción?.
A. K.- Usted publicó recientemente un artículo en el que venía a decir que la Religión no sólo no es el problema, sino que es un elemento fundamental para abordar esta cuestión
Ch. G.- Lo que dije exactamente fue que "La naturaleza heterogénea del Islam obliga a un mayor esfuerzo de tratar de comprender el hecho religioso, porque de no ser así nos encontraremos con la dificultad añadida que ni siquiera sabemos a quien tenemos enfrente".
En definitiva, y esta no es la primera vez que lo hago, propongo que los estados -identificados como musulmanes o no musulmanes- sean capaces de crear las condiciones de posibilidad para incrementar la eficacia contra el terror, de cuyos efectos, como bien sabemos, no escapa nadie, ni musulmanes, ni judíos, ni cristianos, ni ateos. Todos de manera directa o indirecta estamos concernidos por esta amenaza y los riesgos vinculados.
Para ello no hemos de ver en el hecho religioso el factor determinante real del terrorismo, pues la Religión, rectamente interpretada, especialmente el Islam, condena al ostracismo el uso de la violencia salvo en defensa propia y, aun así han de cumplirse unos requisitos y contextos extremos, sólo se autoriza a responder de forma proporcionada.
Pero en relación a la cuestión que estamos tratando quiero destacar especialmente que: Conocer las manipulaciones religiosas que los diferentes movimientos terroristas hacen del Corán y los Hadices pueden ayudarnos, tanto en detectar amenazas como en establecer niveles de riesgo. Si conocemos esas manipulaciones con el análisis adecuado, tendremos antídotos y podemos crear condiciones de posibilidad para establecer estrategias. Por ejemplo si sabemos que para el Takfir, el Corán autoriza el engaño al infiel, veremos que una aleya antes el Corán establece que tal engaño es admisible sólo bajo opresión y peligro, pues la mentira no es propia del creyente. Si conocemos en lo que dicen creer esos grupos, sabremos incluso la génesis, en ocasiones, de sus métodos de lucha o proselitismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario