sábado, 29 de diciembre de 2012

Los herederos del jeque Yassin cierran filas



Fuente: El Imparcial



Tras la potente demostración de fuerza al congregar cien mil seguidores del Jeque Abdesslam Yassin en su funeral en Rabat, el movimiento islamista marroquí Justicia y Espiritualidad ha elegido un Secretario general “simbólico” en Mohamed Abbadi, y un número Dos, Fathallah Arsalan como jefe del aparato político. La Asociación se prepara para irrumpir en la escena política marroquí.

El régimen marroquí se encuentra desconcertado. Todo indica que no dispone de una visión clara del post-Yassin. Para muchos analistas de la escena política en Marruecos, el Palacio Real ha perdido una ocasión de oro para mostrarse conciliador y enviar un mensaje de pésame, ya fuera escueto, a la familia del difunto. Un error que le puede pasar factura en poco tiempo.
Los militantes del movimiento mejor organizado y estructurado del Magreb y en general la población marroquí, no pueden entender ni aceptar que el régimen marroquí no se haya manifestado en el funeral del líder espiritual de la Asociación. “Es algo contrario a las normas elementales del Islam y a la tradición”, dicen. Máxime cuando el difunto jeque expresó su pésame en el momento de la muerte del rey Hassan II, padre del actual soberano Mohamed VI.
El único mensaje enviado por un miembro de la familia alauita, ha sido de Hicham Ben Abdalá El Alaui, primo del rey Mohamed VI, a título personal quien en una carta dirigida a su hija Nadia Yassin califica al jeque de “gran defensor de los derechos del pueblo marroquí en materia de justicia social y de vida decente”. “El jeque, añade el príncipe Hicham, dedicó su vida al estudio de la teología, a la escritura y a la educación”. El primo de Mohamed VI manifiesta “su profundo respeto al jeque difunto por sus valores, sus cualidades y la justeza de sus combates”. Un mensaje éste que, aun siendo producto de la concepción religiosa piadosa que practica Hicham Ben Abdalá, no deja de tener sonoridad política.
No ha sido éste el único mensaje polémico recibido por la familia del líder espiritual del movimiento islamista. También lo ha hecho el Secretario general del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz, quien “en nombre del pueblo saharaui, del gobierno saharaui y de los dirigentes del Polisario”, afirma en su misiva que “el pueblo hermano marroquí ha perdido en la persona del guía Abdesslam Yassin un hombre piadoso que ha defendido la justicia y el derecho hasta su último aliento”. Un miembro dirigente de la Asociación Justicia y Espiritualidad, admite haber recibido el mensaje del Polisario, que “ha sido visto en su faceta humana y no política”, lo que para el movimiento islamista marroquí “no supone ninguna renuncia a sus posiciones políticas”.
En repetidas ocasiones el movimiento del Jeque Yassin dio su punto de vista acerca del conflicto del Sahara Occidental, distanciándose tanto de las posiciones independentistas del Polisario como de las “anexionistas” defendidas por el Gobierno marroquí. Para Justicia y Espiritualidad el conflicto debe resolverse “en el marco del Islam y en base a una estructura transnacional que se extienda y se prolongue en todo el Magreb”. El jeque Yassin se mostró repetidamente en contra de “las fronteras que dividen al Islam”.
Al mismo tiempo el mensaje de Mohamed Abdelaziz tiene una lectura interna en las filas saharauis, según varios analistas. Tanto en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf como en el territorio del Sahara administrado por Marruecos, hay simpatias crecientes al movimiento Justicia y Espiritualidad que sigue ganando adeptos.
La muerte del jeque Yassin ha hecho tambalearse también las filas del otro movimiento islamista, éste legal y actualmente en el Gobierno, de Marruecos. Al funeral acudió el ministro de Justicia Mustafá Ramid, quien anteriormente en su calidad de abogado defendió repetidamente a los miembros de Justicia y Espiritualidad ante los tribunales. Ramid pasa por ser un “vínculo” entre ambas formaciones. Al mismo tiempo, los escasos resultados de la gestión de un año de Gobierno que presenta el Partido de la Justicia y Desarrollo de Abdelilá Benkirán, están empujando a muchos miembros del PJD a pensar en unirse a las filas de Justicia y Espiritualidad.
El Conbsejo de la Shura (órgano colegial de dirección del movimiento Justicia y Espiritualidad) ha resuelto suprimir el título de “guía” para el sucesor del jeque Yassin a la cabeza de la Asociación, Mohamerd Abbadi, limitándose a designarle como “Secretario general”. En cambio sale reforzada la figura de Fathallah Arsalan, que pasa de ser “portavoz” del movimiento, a ser su número Dos y encargarse de la estructura político-organizativa. Arsalan tiene ascendencia entre los jóvenes del movimiento, los más politizados y dispuestos a asumir un papel creciente en la escena política marroquí.
Mohamed Abbadi, en cambio, aparece como “un mero símbolo de continuidad”. Conocido por su afabilidad y sus maneras apaciguadoras, Abbadi viene frecuentemente a España — según relata el periódico digital marroquí Demain Online -, particularmente a la región de Murcia, donde residen algunas de sus hijas. Según el citado periódico, “Murcia es considerada como el bastión de Justicia y Espiritualidad en Europa; una región de la que es originario Munir Benyelún, que hace algunas semanas asumió la presidencia de la Comisión islámica de España (CIE), el órgano religioso que representa al millón y medio de musulmanes que residen en la península ibérica”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario