sábado, 15 de octubre de 2011

El Gobierno modifica la estructura del Islam español

Fuente: ReligionDigital.com

Histórico Real Decreto para promover la igualdad entre las comunidades islámicas en España.

Cualquier institución legal podrá formar parte de la Comisión Islámica, encargada de negociar con la Administración

Veinte años después de la firma de los Acuerdos, todos los musulmanes que vivan en España (1,3 millones, aproximadamente) podrán acceder a los mismos derechos y deberes, sin necesidad de estar asociados a una institución determinada. Un Real Decreto, aprobado este mediodía por el Consejo de Ministros, pone fin a un conflicto que, en los últimos años, había impedido que más de un tercio de las 1040 comunidades islámicas registradas en el Ministerio de Justicia pudieran participar en negociaciones con las Administraciones públicas sobre las clases de religión, la formación de imanes, los lugares de culto o recibir subvenciones sin trabas.

En el citado Real Decreto, se modifica el artículo 1 del Acuerdo de Cooperación del Estado con la Comisión Islámica de España, para permitir que todas las entidades musulmanas legales puedan formar parte de la misma y, por tanto, Hasta la fecha, la CIE estaba compuesta por dos organismos: la Unión de Comunidades Islámicas de España, Ucide (mayoritaria); y la Federación de Entidades Religiosas Islámicas, Feeri (minoritaria y próxima a Marruecos), que se negaba a admitir dentro de sus órganos de gobierno -y de representación del Islam en España- a otras entidades. En la actualidad, y tras la reciente creación del Consejo Islámico Español, que agrupa a la práctica totalidad de las entidades islámicas (incluyendo a Ucide y a buena parte de las que entraban en Feeri), la configuración de la Comisión Islámica carecía de sentido.
La nueva normativa permitirá que, en el plazo de diez días, cualquier entidad religiosa pueda pedir el ingreso en la Comisión Islámica, quien sólo se podrá negar a darle cabida si se da algún incumplimiento legal, no por críticas a la gestión o por afinidades, como antes se daba. La futura entrada del Consejo Islámico Español permitirá cambiar los estatutos de la CIE, para conformar una estructura del Islam español mucho más democrática y representativa, y de paso minimizar la influencia de los sectores más ortodoxos del Islam, y las presiones que sobre los imanes ejercían -y ejercen- algunos gobiernos extranjeros, como Arabia Saudí o Marruecos.
"Con esta norma se salvaguarda el ámbito de autonomía interna que corresponde a las confesiones religiosas en general, y a la Comisión Islámica de España en particular, al tiempo que se garantiza que los derechos y obligaciones establecidos en el Acuerdo de cooperación se puedan ejercer en condiciones de igualdad por todas las comunidades y federaciones islámicas", subraya el Ministerio de Justicia.
"Esto es un paso claro en la normalización y en los derechos de todos los musulmanes, que va a facilitar las relaciones con todas las administraciones y la igualdad en derechos y deberes ante la ley", afirmó a RD José Manuel López, director de la Fundación Pluralismo y Convivencia, encargada del diálogo con las confesiones minoritarias y de la concesión de ayudas a proyectos sociales, educativos y de gestión de las comunidades islámicas.
En el Consejo Islámico Español se aglutinan las entidades pertenecientes a Ucide, medio millar, así como otras 302 que han surgido después de los Acuerdos suscritos entre el Estado Español y la Comisión Islámica Española y que no han entrado a formar parte de dicha institución. Así, sólo quedan fuera unas 76 instituciones, que todavía permanecen bajo el paraguas de FEERI (vinculada al gobierno marroquí). Muchas de estas, además, ya han mostrado su interés en formar parte de la nueva institución.
Tras la firma de los nuevos estatutos -que obligan a una gestión democrática en el seno de las comunidades islámicas, y a una igualdad de representación de las mismas-, el Consejo islámico Español inició los trámites dirigidos a su legalización y solicitó al Ministerio de Justicia la extensión del Acuerdo de Cooperación de 1992 a la nueva entidad, que ahora, un mes antes de las generales, ve la luz.
No se trata, pues, de una reforma de los Acuerdos, sino del reconocimiento de derechos a las entidades legalmente registradas pero que, a causa del bloqueo, no formaban parte de ninguna de las dos entidades fundadoras de la Comisión Islámica.
Según explicaba recientemente Amparo Sánchez, presidenta del Centro Cultural Islámico de Valencia, el nuevo Consejo Islámico Español "supone un gran paso para apostar por la integración del Islam en la sociedad democrática española" y para "acabar con las desigualdades que impedían a muchas organizaciones islámicas una presencia normalizada".
Para alcanzar este acuerdo, ha sido imprescindible la tarea de mediación -solicitada por las propias entidades islámicas- de la subdirección general de Relaciones con las Confesiones, dirigida por José María Contreras; y de la Fundación Pluralismo y Convivencia, cuyo máximo responsable es José Manuel López. Durante meses, se han llevado a cabo reuniones discretas, que han concluido con la necesidad de enfocar el futuro del Islam en España desde una óptica inclusiva, y abandonando la tesis de un Islam extranjero y dependiente de otros países, como Marruecos o Arabia Saudí, que en la práctica impedían la plena inserción de los ciudadanos musulmanes residentes en España.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario