miércoles, 24 de agosto de 2011

Los inmigrantes musulmanes valoran muy positivamente la sociedad española, las instituciones y el sistema político


La mayoría de los inmigrantes musulmanes valoran de forma muy positiva a la sociedad española, las instituciones y el sistema político y expresan, además, un notable grado de confianza en los principales grupos y entidades sociales.
Éstas son algunas de las conclusiones más destacadas del Estudio sobre la Comunidad Inmigrante Musulmana 2010, realizado por Metroscopia por quinto año consecutivo, para los Ministerios de Interior, Justicia y Trabajo e Inmigración.
El barómetro refleja que la comunidad musulmana inmigrante valora y respeta las instituciones españolas. Así, en un baremo del 0 al 10, las más valoradas son las ONG (7.2) y el Rey (7.2), los líderes de las comunidades musulmanas en España (6.7), el sistema judicial (6.4) y la policía española que, con un 6.1, recibe la cuarta nota más alta por delante, por ejemplo, de la Unión Europea (6.0), la Liga Árabe (5.8), los líderes del mundo árabe (5.7) o las Naciones Unidas (5.5).
Alto grado de integración 
El 83% de los encuestados se considera adaptado a la vida y a las costumbres de su lugar de residencia en España. El 74% dice que en nuestro país se acoge bien a los inmigrantes. Asimismo, el 67% declara sentirse claramente a gusto en España. Sólo el 10% de los inmigrantes musulmanes dice relacionarse exclusivamente con personas de su misma nacionalidad, y el 15% dice hacerlo exclusivamente con personas de su misma religión. En su gran mayoría tienen un dominio razonable del español, y entre quienes residen en el litoral mediterráneo, un tercio dice poder manejarse en catalán o valenciano.
Resulta especialmente destacable que la población musulmana inmigrante en España sea la que más positivamente valore, en comparación con otros países occidentales, a la sociedad de acogida. En comparación con el resto de Europa o con Estados Unidos, los inmigrantes de religión musulmana consideran que es en España donde existe un menor grado de rechazo y recelo hacia su religión. Un 75% considera que en España, hoy, musulmanes y cristianos se esfuerzan por entenderse y respetarse mutuamente y sólo un 7% piensa lo contrario.
Una profunda religiosidad 
Según refleja este barómetro, los inmigrantes musulmanes residentes en España entienden y practican un islam tolerante y abierto. Prueba de ello es que de forma masivamente mayoritaria no piensan que ninguna religión sea superior a otra (el 82% de los encuestados), ni que nadie tenga la autoridad para decir a los demás como vivir o actuar; al tiempo que consideran que los no creyentes tienen el mismo valor y dignidad como personas que los creyentes (80%).
Asimismo, la mayoría consideran absolutamente inaceptable la violencia como forma de defender o difundir las creencias religiosas (92%) y se muestran partidarios de un Estado neutral, que no otorgue trato especial alguno a ninguna religión (80%).
Sólo un 10% dice encontrarse con obstáculos en España para practicar su religión, frente al 86% que dice no encontrar obstáculo alguno

No hay comentarios:

Publicar un comentario