miércoles, 3 de agosto de 2011

Bouba Obama, musulmán: «El ramadán es muy duro a veces, pero me ayuda a ser mejor persona»

Fuente: La Verdad 03.08.11
Que lleve una camiseta de la selección española ya deja entrever los objetivos de Bouba Obama (Senegal, 1965). Lo que más desea es la nacionalización y conseguir traerse a su familia a España. Llegó hace cinco años a Cartagena y, como cualquier inmigrante, esperaba que mejoraran sus condiciones de vida. Durante un par de años así fue. Logró buenos empleos en el campo y en la construcción, consigió un piso y lo que ahorraba lo gastaba para poder llamar a casa. Pero su situación cambió al estallar la crisis económica. Se quedó en paro y así lleva ya tres años. Duerme en la calle, come de lo que le dan y, a diario, acude a la sede de ACCEM, una asociación que trabaja con refugiados e inmigrantes. Este mes se le plantea otro reto, cómo pasar el ramadán sin desfallecer en el intento.
- Para los que no saben lo que es, ¿qué es el ramadán?
- En la religión musulmana hay ciertas cosas que hay que hacer. Debes creer en Dios y en el profeta Mahoma, tienes que rezar, peregrinar al menos una vez en la vida a la Meca y hacer el ramadán, es decir, no puedes comer ni beber nada desde que sale el sol hasta que se pone.
- ¿Y cómo aguanta?
- Con mucha fe. En verano es duro, pero no es algo tan radical porque por la noche sí que podemos comer y aprovechamos para coger fuerzas para el día siguiente.
- ¿No le preocupa que sea un verano muy caluroso?
- Estamos acostumbrados. Yo antes trabajaba en el campo en pleno ramadán y hay gente que también lo hace. Es un mes malo, pero nosotros creeemos en Dios y sabemos que hacer el ramadán nos ayuda muchísimo.
- ¿Qué supone el ramadán para usted?
- Es un mes en el que ayudamos mucho a la gente. Se reza mucho. Al recordar lo que dice el Corán se vuelve uno más solidario.
- ¿Mucho más solidario que durante el resto del año?
- El ramadán te recuerda que lo tienes que ser durante todo el año, aunque en esta época lo eres más que nunca. Hay gente que tiene dinero y que cuando llega el mes del ramadán lo saca y compra mucha comida para llevarla a la mezquita y por la noche la reparten a la gente que no tiene nada y que no tiene para comer.
- También es un mes de reflexión. ¿Sobre qué reflexiona?
- Sobre Dios. Cada año que hago el ramadán me ayuda a estar más cerca de él. Fíjate si me ayuda que sin tener trabajo ni nada, Accem me está echando una mano para buscar trabajo y mejorar mi español. Los musulmanes sabemos que nunca hay que perder la esperanza porque Dios está ahí y nos ayuda.
- ¿No le afecta a la salud estar tantos días ayunando de sol a sol?
- No. El ramadán es muy bueno para la salud. El cuerpo es una máquina que está trabajando continuamente los 365 días del año. Esa máquina necesita descansar de vez en cuando y el ramadán ayuda a eso, a que el cuerpo se recupere de los excesos de todo el año. Dios solo nos pide que dejemos de comer un mes de los doce meses que tiene el año.
- ¿No ayunan en otras épocas del año?
- Según la persona. El ramadán es algo que nos pide Dios, pero hay gente, como yo, que le agradece a Dios todo lo que hace por nosotros y dos días a la semana tampoco como. Eso me ayuda a ser mejor persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario