viernes, 10 de junio de 2011

Vecinos en pie de guerra contra la construcción de una mezquita en Guadalajara

Fuente: eldecano.es, 10.06.11

GUADALAJARA

Desde hace una semana, los vecinos de Escritores se han movilizado para recoger firmas en contra de la construcción de una mezquita en su barrio. Según tiene entendido la presidenta de la asociación vecinal, María del Mar Sánchez, ocuparía tres locales situados en la calle Antonio Buero Vallejo y Leopoldo Alas Clarín. Al parecer, habrían sido los propios musulmanes los que habrían puesto el dinero para adquirirlos. “Nos enteramos por un vecino de la asociación que es musulmán, en el último consejo de barrio”, explica la presidenta de los vecinos. “Son muchísimas las firmas que llevamos, y seguiremos”, precisa. Su intención es reunirse con el alcalde de la capital, una vez que tome posesión de su cargo –mañana- para que gestione su ubicación en “un lugar más adecuado, próximo a las inmediaciones donde reside la comunidad musulmana”.

Las razones que esgrimen los vecinos para oponerse es que “no queremos que hagan más guetos en el barrio. Ya hemos pagado con creces la problemática social. Vamos aguantando problemas que no desearíamos a nuestros peores enemigos. El barrio está sucio, hay mucha delincuencia…, lo que ha provocado que las casas se devalúen un 50 por ciento. Ya está bien de políticas marginales”, espeta Sánchez. “Todo el mundo tiene derecho a su lugar de culto. No vamos en contra de la religión de nadie, porque enseguida te tachan de racista, pero aquí no”. “¿Por qué no ponen la mezquita en el El Clavín o en la calle Mayor?”, se pregunta. “Creemos que las políticas de reinserción que han seguido las distintas administraciones públicas siempre han sobrecargado este barrio con respecto a otros”.

Además, entre las alegaciones que tienen previsto presentar los vecinos al Ayuntamiento aluden a que “sospechamos que los locales no cumplen los requisitos mínimos de seguridad necesarios para albergar grandes concentraciones de personas”. En este sentido, la presidenta de la asociación apunta que “la calle no tiene salida, habría problemas de aparcamiento…”. En definitiva, se convertiría en una “ratonera” si sucediese algo.

Asimismo, los vecinos intuyen que podrían surgir desavenencias con la población de etnia gitana que reside en el barrio, “grupo que por sus singulares características y diferentes costumbres de los de la comunidad musulmana pudieran dar lugar a conflictos entre vecinos que llegasen a alterar la normal convivencia del barrio”.

El próximo lunes se celebrará una asamblea vecinal para abordar el tema, y no descartan movilizaciones si el proyecto de la mezquita continúa adelante. “Si no pediremos una indemnización para irnos a un barrio más digno”, afirma la presidenta vecinal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario