lunes, 25 de abril de 2011

La Unión Europea pretende etiquetar las carnes obtenidas mediante el sacrificio ritual con la leyenda "sacrificio sin aturdimiento"

Fuente: WebIslam


Las nuevas propuestas de la Unión Europea rehusan etiquetar las carnes procedentes de animales sacrificados mediante el rito halal o shechita para evitar causar ofensas religiosas, en cambio optan por una etiqueta que contenga la siguiente leyenda: "carne de sacrificio sin aturdimiento".
Los Diputados del Comité de Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo han votado a favor del uso de etiquetas claras, de modo que los consumidores puedan ver si la carne procede de animales sacrificados tras un previo aturdimiento o no.
David Bowles, un portavoz de The Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals (RSPCA), acogió la votación.
"Esperamos que todos los países de Europa acepten la propuesta", dijo. "Por el momento, uno ya tiene la opción de elegir si quiere comprar huevos de gallinas criadas en libertad o en jaulas, sin embargo no puede saber cómo han sido sacrificados los pollos que adquiere en el supermercado.
Se espera que estas propuestas sean rechazadas por los gobiernos nacionales, quienes son conscientes de que son demasiado controvertidas como para incluirlas en las normas de etiquetado alimentario de la Unión Europea.
"Este asunto es demasiado sensible para ser tratado como un complemento más de las normas de etiquetado de los alimentos", dijo un diplomático europeo.
El sacrificio sin aturdimiento es legal de acuerdo a las leyes de libertad religiosa en la mayoría de los países miembros de la UE, a pesar de que las normas de bienestar animal generalmente lo prohíben, argumentando que conduce a "niveles inaceptables de sufrimiento y dolor del animal".
Se ha tornado en asunto relevante porque una pequeña, pero creciente, proporción de matarifes musulmanes y judíos cortan el cuello de los animales cuando estos están todavía conscientes, para evitar los riesgos que supone el aturdimiento en la obtención segura de una carne halal y kosher, respectivamente.
Jim Paice, Ministro de Estado del Ministerio de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales de Inglaterra, ya ha señalado anteriormente que el gobierno británico podría considerar la introducción de la norma de etiquetado específico para la carne de animales sacrificados sin aturdimiento en tanto que sea tratado como "un asunto de bienestar animal y no como un tema religioso".
Sin embargo, las autoridades británicas han indicado que el gobierno no apoyará la última misiva de los eurodiputados.
"El Reino Unido considera que los consumidores deben tener la información que desean sobre la manera en que los animales son sacrificados, pero cree que la regulación de la información alimentaria no es el mejor vehículo para lograrlo", dijo un portavoz del Gobierno.
"Creemos que el debate acerca de las cuestiones planteadas en torno al sacrifico sin aturdimiento, incluida la necesidad de cualquier etiquetado, sería mejor mantenerlo en el contexto del bienestar, tal como las propuestas de bienestar animal de la Comisión en el establecimiento de un método de etiquetado en toda Europa que está previsto se implemente el año que viene".
Los aspectos clave de un sacrificio halal son que el animal debe estar vivo y sano en el momento en de la matanza y que ha de ser ejecutado por un musulmán o un creyente. En el momento en que se procede al corte del animal, se debe pronunciar el nombre de Allah, y luego se tiene que dejar el tiempo suficiente para un completo y correcto desangrado. En el sacrificio shechita, el animal también ha de estar vivo y sano, y toda la sangre tiene que ser drenada, pero el sacrificio lo debe llevar a cabo exclusivamente un matarife judío, llamado shochet.
Struan Stevenson, un eurodiputado conservador escocés, presentó la enmienda del "Derecho a saber" en las carnes procedentes de sacrificios rituales por medio del etiquetado de ámbito europeo de los envases de los alimentos cárnicos, centrado principalmente en los ingredientes y la salud.
Sin embargo, retiró las propuestas de etiquetado de las carnes con las palabras halal o shechita porque la mayoría de los animales sacrificados destinados al consumo de los musulmanes de hecho son aturdidos, haciendo el etiquetado religioso un factor bastante complicado.
A pesar del intento de abolir las referencias religiosas directas del etiquetado, las organizaciones judías se oponen a propuestas que son "el equivalente del siglo XXI de la estrella amarilla, pero en nuestra comida".
"Somos realmente partidarios de un etiquetado nítido y transparente con el consumidor. Pero etiquetémoslo todo. No vayan contra nosotros", dijo Shimon Cohen, de Shechita UK.
"Cuando vayamos al supermercado, está bien, tengamos una etiqueta que diga que la carne procede de un animal sacrificado sin aturdimiento, pero también una etiqueta que diga que tal o cual animal ha sido sacrificado después de haber sido sometido a un aturdimiento por gas o de haber sido electrocutado; eso si sería informar al cliente neutralmente".

No hay comentarios:

Publicar un comentario