jueves, 20 de agosto de 2009

El comienzo de Ramadán puede ser cuestión de ciencia o de política

Fuente: elconfidencial.com
Abdul Jalil Mustafá Ammán, 20 ago (EFE).-

La fecha exacta de comienzo del Ramadán causa división de opiniones entre los países musulmanes. Por eso este año Arabia Saudí ha decidido apoyarse en el uso de telescopios para determinar el momento exacto de la fase creciente de la Luna.
Es algo novedoso porque, según el Corán, la observación de la Luna debe hacerse a ojo, sin apoyo de instrumentos.
Cuando se observa este momento, 1.500 millones de musulmanes de todo el mundo comienzan el ayuno durante las horas de luz.
En teoría, si la Luna creciente se aprecia el jueves por la noche, entonces el Ramadán comenzará el viernes; si no, comenzará el sábado.
Sin embargo, muchos creen que la política también influye en la elección de la fecha, un factor que ahonda las divisiones entre árabes y musulmanes.
"Desafortunadamente, la política tiene su influencia y las polémicas sectarias también, lo que es contrario a las enseñanzas islámicas", dijo a Efe el líder del Iftaa, la casa de las "fetuas", que emiten los edictos religiosos, del Frente de Acción Islámico de Jordania, Ibrahim Zeid Kilani.
"Fruto de estas decisiones políticas vemos que el Ramadán comienza en diferentes fechas en Irán, Marruecos u Omán", explicó. Kilani atribuyó a estas polémicas la falta de Gobiernos democráticos en varios países árabes y musulmanes. "Ocurre porque la gente está distanciada de sus gobiernos y éstos legislan a su antojo".
Kilani se refiere a cuando Arabia Saudí y Egipto deciden sus fechas de comienzo y fin de Ramadán y los demás países se adhieren a la decisión de uno u otro.
Por su parte, Irán, el mayor país chií musulmán del mundo, suele comenzar un par de días antes o después que el resto de los países musulmanes, en su mayoría suníes.
Las comunidades chiíes de Irak, Líbano, Kuwait, Bahrain y otros países árabes casi siempre siguen lo que decida Irán.
"Es el momento en el que los musulmanes del mundo deban adherirse estrictamente a las órdenes del Todopoderoso y comenzar el ayuno cuando la Luna lo indique claramente", subrayó Kilani.
Por eso, este clérigo apoya el uso de instrumentos de observación y cálculos para verificar científicamente la Luna creciente y despejar cualquier duda sobre el momento de la llegada del mes sagrado de ayuno de los seguidores del profeta Mahoma.
"El Sol y la Luna siguen su curso exacto", dijo, parafraseando un verso del libro sagrado.
Por su parte, el académico saudí Mohsen Awaji se lamentó de que "los políticos aprovechen estas ocasiones tan importantes" para dividir a los musulmanes y apoyó los métodos científicos para establecer un consenso.
"Mi opinión es que la nación (musulmana) debe desplazar a los políticos oportunistas y a aquellos que temen a la ciencia", opinó en la cadena qatarí Al Yazira este miembro de la Federación Internacional de Académicos Islámicos.
"Creo que los estudiosos islámicos y los astrónomos deben unirse para decidir de manera precisa el comienzo del Ramadán para terminar con las polémicas y la división de opiniones", añadió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario